Menu

Aumenta la conducta antisocial y violenta entre los jóvenes de 12 a 18 años

La catedrática en Psicología Maite Garaigordobil.

La catedrática en Psicología Maite Garaigordobil.

El estudio realizado por Maite Garaigordobil, catedrática de Evaluación Psicológica, Jone Aliri, becaria predoctoral y Vanesa Martínez-Valderrey, investigadora contratada, miembros de la Facultad de Psicología de la UPV/EHU, han recibido el Premio Nicolás Seisdedos al mejor trabajo de investigación en Evaluación Psicológica, en su primera edición (2012), por el trabajo titulado ‘Conducta antisocial durante la adolescencia y la juventud: Diferencias en función de variables sociodemográficas, correlaciones con factores personales-familiares y variables predictoras’.

El estudio advierte que las diferencias entre varones y mujeres en la conducta antisocial son “muy pequeñas”, si bien las diferencias de género aumentan “claramente” con la edad, con un mayor incremento en los varones de entre los 16 y los 18 años.

El trabajo concluye que los adolescentes y jóvenes de ambos sexos con altas puntuaciones en conducta antisocial tienen menor capacidad de empatía, mayor uso de estrategias agresivas para resolver situaciones conflictivas, así como mayores problemas de rendimiento escolar y un menor grado de adaptación social.El estudio se ha llevado a cabo con una muestra representativa de alumnado de Educación Secundaria Obligatoria (ESO) y de Bachiller del País Vasco.

En total han participado 3.026 jóvenes (48% varones y 51% mujeres), de 12 a 18 años, inscritos en diversos centros educativos vascos: públicos, privados/concertados, laicos, religiosos, urbanos y rurales.Los jóvenes participaron, en su propio centro educativo, en dos sesiones de una hora de duración, en las que completaron varios cuestionarios para evaluar sus conductas y pensamientos en este ámbito.

Asimismo, a los progenitores se les facilitó otro cuestionario para informar sobre problemas de conducta de sus hijos e hijas que debían rellenar de forma anónima en torno a la temática del estudio.Los resultados obtenidos constatan que el 16 por ciento de los jóvenes que participaron en el estudio tiene un alto nivel de conductas antisociales, el 10 por ciento se inscribe en el perfil de alto riesgo y un 6 por ciento en el perfil antisocial.

En relación a la edad, el trabajo de investigación premiado confirma un incremento significativo de la conducta antisocial entre los 12 y los 18 años.Por otro lado, se observa que ni el nivel educativo de los progenitores ni su nivel económico-cultural parece ser una variable que tenga “excesivo peso explicativo” de la conducta antisocial de los hijos e hijas. ACEPTACIÓN DE LOS PADRESSin embargo, un alto nivel de aceptación de los mismos por parte de sus progenitores, de implicación en su educación, tiene una gran influencia positiva en la conducta antisocial de aquellos, siendo los padres autoritarios y negligentes aquellos que “más favorecen” la conducta antisocial en sus hijos.

El estudio ha sido realizado por Maite Garaigordobil, catedrática de Evaluación Psicológica, Jone Aliri, becaria predoctoral, y Vanesa Martínez-Valderrey, investigadora contratada, miembros de la Facultad de Psicología de la UPV/EHU.Los hallazgos confirman “la importancia de implicar a los padres en estas intervenciones”, explica Garaigordobil, quien subraya la importancia de implementar programas de prevención e intervención de la conducta antisocial durante la infancia, la adolescencia y la juventud.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?