Menu

Los beneficios de estar triste

tristeza beneficios siquiaQue levante la mano quien goce estando triste. ¿Nadie? Por norma general no nos gusta sufrir, odiamos sentir aquellas emociones que catalogamos como “negativas”. No obstante, todas las emociones son necesarias e incluso la tristeza nos es útil como seres racionales. Así lo ha demostrado un reciente estudio del psicólogo Joe Forgas en el último ciclo de conferencias Current Directions in Psychological Science. Tras dos décadas investigando la tristeza, este profesional ha descubierto que el mal humor incrementa la capacidad de pensar, la motivación y la vida social. ¿Quién lo diría? Pero aún es más sorprendente los resultados de la otra cara de la moneda, y es que estar de muy buen humor, en ocasiones, conlleva consecuencias “infelices” en nuestra manera de pensar y relacionarnos.

Este curioso descubrimiento nos abre más puertas hacia la complejidad de la mente humana pero también nos empuja hacia la aceptación de aquello que los psicólogos profesionales siempre abogan: no hay emociones “negativas”, todas ellas nos son necesarias. Para ilustrarlo mejor, he aquí siete ejemplos de beneficios que nos aporta la tristeza:

(1) Mejora la memoria. Tras realizar los test analíticos a distintos grupos de personas, Forgas concluyó que aquellas personas que están tristes tienen una mayor recepción y retención de lo que sucede a su alrededor, mientras que las personas felices se emplazan en una situación de comodidad y de “dejarse llevar” que les impide prestar atención.

(2) Juicios racionales. Cuando estamos tristes, aunque no lo parezca, somos capaces de racionar más clara y lógicamente. Esto es porque en el estado de tristeza nos sumimos en un estadio analítico profundo. En cambio, en momentos de máxima euforia, por ese mismo “dejarse llevar”, tomamos decisiones de forma más impulsiva, sin pensar en consecuencias.

(3) Reducción de la credulidad. Las personas en bajo estado de ánimo son más escépticas en muchos aspectos, como por ejemplo caer en la creencia de tópicos y mitos y más sensibles para detectar si alguien no está siendo sincero y está mintiendo.

(4) Reducción de los estereotipos. La felicidad nos refuerza nuestros prejuicios – ya sean éticos, culturales o raciales. Así lo analizó Forgas junto a un grupo de gente a quien hizo practicar un juego que consistió en disparar o no disparar, según su juicio, a distintos sujetos. Estos sujetos eran caracterizados como individuos con teléfono, individuos con pistola, individuos con bebida gaseosa o musulmanes. Curiosamente las personas que estaban más felices dispararon sin tapujos a aquellos sujetos que emulaban a musulmanes – sacando a relucir los estereotipos y la relación inherente de musulmán igual a malvado – mientras que las personas en estado de tristeza pensaron más rato sus actos e incluso no se dejaron llevar por sus prejuicios.

(5) Beneficios para la motivación. Las personas tristes son más persistentes ante las tareas difíciles y tienden a rendirse con menos facilidad. En contra, las personas con buen humor tienden a abandonar fácilmente las tareas difíciles y frustrarse consecuentemente.

(6) Incremento de la cortesía. En comparación con las personas que están contentas, las personas tristes son más proclives a pedir cualquier cosa con una gran cortesía y educación, mientras que los “felices” no piensas tanto en su exterior y el efecto que pueden provocar.

(7) Sentimiento de justicia. El estudio, finalmente, también demostró que las personas tristes tienen gestos más racionales, generosos y justos en el momento de realizar ofertas mientras que las personas felices únicamente piensan en si mismos.

Recuerda que en Siquia somos los psicólogos online nº 1 Contacta con nosotros y te ayudaremos en tus dudas iniciales.

No Responses

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *