Menu

Qué hacer frente a un ‘stalker’ o acosador

El acoso de los 'stalkers'

Las tecnologías smartphone e Internet son la principal herramienta de actuación de los ‘stalkers’ / Fotografía: ABC.es

Miriam, una joven de 24 años que vive sola y  que trabaja como enfermera, acude a consulta. Está preocupada y  muy angustiada. Su antiguo compañero sentimental, Alberto, del quien se separó hace ya seis meses, le ha estado dejando mensajes en el WhatsApp, el Facebook e incluso en el buzón de voz del móvil durante las últimas semanas. En ellos le pide que se reúna con él “para hablar de su relación”. Miriam ha decidido no contestarle ya que no quiere saber nada más de él. Las primeras llamadas y mensajes tenían un tono amistoso, pero en las últimas ocasiones Alberto se ha mostrado enojado e impaciente. Sigue insistiendo en que todavía son una pareja. Por último, incluso ha llegado a utilizar un lenguaje amenazante que ha hecho que Miriam empiece a asustarse: utiliza la antigua página del Facebook de ambos para exhibir fotografías intimas que no estaban allí.

En un artículo previo ya hablamos acerca el fenómeno del stalkying. En esta ocasión nos centraremos más en analizar a profundidad a sus protagonistas y en cómo salir de una situación de acoso o stalkying. Los “stalkers” o acosadores más comunes son antiguas parejas sentimentales que tienen como intención retomar la relación, vengarse por el supuesto daño que le ha provocado la ruptura (especialmente si fue la acosada quien tomó la decisión de romper la relación, ya que el protagonista se siente rechazado y es demasiado narcisista como para soportarlo) o ambas cosas. En cualquier caso, es posible que su ex-pareja fuera una persona controladora. Además, no por ser “ex”, va a dejar de serlo “en su mente” ya que ahora se le unen los celos: ¿ con quién estará?, ¿ qué estará haciendo?. Puede que hasta ahora no se sienta identificada. No se extrañe si su ex-pareja era tímido y retraído porque el hecho de tener dificultades para las relaciones interpersonales, y especialmente de pareja, también le llevan al acoso. Hasta aquí hemos visto el porqué.

Las principales consecuencias psicológicas que provoca el “stalkying” en la victima son depresión, ansiedad, trastorno por estrés postraumático, hipervigilancia o sospechas. ¿Qué podemos hacer frente a ellos? Vamos a intentar contestarlo alrededor de veinte claves para actuar en caso de acoso:

1.- Evite cualquier tipo de contacto o encuentro con el acosador. Es esencial, y por muy difícil que le resulte. No sea amable con él ni le presté atención ya que, si lo hace sólo esta reforzando su posición de acosador. Para ello, deberá mostrarse clara y firme.

2.- No responda a las llamadas de su ex-pareja, ni a mails o WhatsApps o SMS o chats de ningún tipo. Tampoco responda a mensajes a través de redes sociales. Si lo hace, esta reforzando la posición de acosador que él posee.

3.- Debe mantenerse firme en su posición de que la relación con su ex-pareja  se ha terminado. Cuanto más alargue las “conversaciones” con él, más le costará entender que usted ya no está interesada.

4.- Si debe verse con su ex-pareja (por casualidad o debido a que tienen un hijo en común y existe un régimen de visitas) evite mostrar ninguna emoción, ni positiva ni negativa, ya que serían malinterpretadas. Si el encuentro se efectúa estando usted sola, intente alejarse de ese lugar y procure entrar en un lugar público (bar, farmacia,..) y pedir que se llame a la policía.

5.- Aunque llegue el momento en que pueda llegar a desear vengarse de su ex-pareja utilizando las mismas  armas, no lo haga; evítelo a toda costa porque el efecto rebote que producirá en el acosador será mayor que lo que intentaba evitar.

6.- Informe a la policía de que esta siendo víctima de un acoso por parte de su ex-pareja a fin de que se tomen las medidas oportunas. Si además el acoso es ya superior a las dos semanas presente una denuncia por la vía penal. Es muy importante que presente esta denuncia aunque después retire los cargos, pero servirá para que el acosador sepa que usted está informada y que ha sido un primer aviso. En cualquier caso, si llega a este punto, debería contar con apoyo legal.

7.- Imprima cualquier mail o “chat” que pudiera ser relevante para una posterior investigación policial.

8.- Póngase en contacto con su proveedor de Internet o con el servicio de mail de su ex-pareja e infórmelos de que dicha persona le está acosando. De la misma manera, informe al moderador de cualquier “chat” si hay abuso durante las conversaciones online.

9.- Cree una cuenta de mail neutral, es decir, sin manifestar su sexo y, por tanto, con un nombre que no llame la atención pero que no la pueda identificar como mujer. Por ejemplo, una combinación de letras mayúsculas y minúsculas

10.- Elimine información privada de todos sus perfiles en la red: dirección, número de teléfono fijo y móvil, correo electrónico, etcétera.

11.- Tenga informado a su entorno más cercano sobre su situación de “stalkying”. El aislamiento impedirá que se le pueda ayudar adecuadamente. Al mismo tiempo, si están informados, entenderán mejor sus reacciones y, a la vez, reaccionarán apropiadamente. Ofrézcales a todas las personas de su entorno una lista de teléfonos que le puede proporcionar la persona que le esté prestando asistencia psicológica: se trata de números de casas de acogidas; si el acoso es de una expareja, de abogados; de números de policía; así como números de teléfono a los que poder llamar, en caso de necesidad, como familiares y amigos.

12.- No trate de arreglar la situación ested sola; si se trata de una ex-pareja, dé a todas las personas que formen parte de su circulo de confianza y que no conozcan personalmente al acosador una fotografía y una descripción física lo más precisa posible. Ni haga cundir el pánico ante cualquier ruido ni tampoco que nadie se confié.

13.- Tenga siempre lleno el coche con gasolina por si debe salir de la casa. En este sentido, tenga también su móvil con suficiente batería como para ponerse en contacto con personas del círculo de confianza y/o la policía.

14.- Instale una alarma con video vigilancia en casa.

15.- No haga nunca las mismas rutas de desplazamiento ni a las mismas horas. Cuando aparque, hágalo en zonas bien iluminadas.

16.- Al enviar un mail, no proporcione ningún dato en el encabezamiento como nombre o dirección e-mail. Esto se puede suprimir yendo a la configuración de su cuenta.

17.- Ignore, rechace o bloquee a quien no le interese tanto en mail como en redes sociales. Sólo contacte con quien conozca o, sin conocerlo, tenga referencias y le interese

18.- Si recibe llamadas telefónicas hostiles o no deseadas, no muestre emociones ni positivas ni negativas para no reforzar la conducta del acosador. Simplemente no conteste. Intente actuar con calma, deje el auricular encima de la mesa y, pasados unos minutos, vuelva y cuelgue suavemente porque es posible que el stalker siga allí. Ni tan sólo acerque el auricular a su oreja. En todo caso, tenga a mano un teléfono móvil por si ocupa la línea fija durante horas, cosa que puede ocurrir. Es interesante que anote el día, la hora en que ha llamado y la duración ya que es probable que se repita.

19.- Pida que su número de teléfono sea eliminado de la guía telefónica y cámbiese el/los números de móvil.

20.- Es posible que el “stalker” utilice a otra persona para realizar su acoso. Por ejemplo, puede usar a una mujer como supuesta teleoperadora para que le haga una encuesta, a través de la cual le hará una promoción fantástica: asegúrese de no revelar información personal a través del teléfono o de la red.

El acosador desaparece cuando encuentra a una nueva “presa” o cuando se siente “apresado”. En cualquier caso, el “stalking” en nuestro país no es tan común frente a situaciones como el maltrato psicológico y/o físico.

Sobre la autora de este artículo

dolors mas psicologaMaria Dolors Mas Delblanch es licenciada en Psicología por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y con Nº Colegiado 17222. Sus especialidades son la ansiedad, la depresión y el TDAH, conocimientos que derivan de los distintos másters que ha cursado. Cosecha un master en Psicología Clínica y de la Salud ISEP y un Postgrado en Terapia de Pareja y Sexual, una formación que ha complementado con cursos específicos acerca el TDAH y el Síndrome de Asperger, entre otros.



boton contactar



2 Comments
  1. Lior 21 noviembre, 2016 / Responder
  2. Francisco Goitila 24 febrero, 2016 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *