Menu

El placer en el dolor: adolescentes y automutilación

Psicólogos online

Naiara había sido victima de una acoso escolar de larga duración. Mientras todos miraban hacia otra parte, Naiara encontró una única salida a tanto dolor: el placer sustitutivo de la automutilación.Varios meses después, Naiara sigue ingresada después de lo que ella llama “un mal corte”.

Cristian es un adolescente rebelde que topaba con la disciplina familiar, una y otra vez.Su historia era una sucesión de conflictos con todas las figuras de autoridad hasta que la automutilución fue su salida. Actualmente, aún sigue bajo tratamiento tanto psicológico como psiquiátrico, a pesar de su rotunda negativa inicial a ambos.

¿De qué se trata la automutilación?

Se trata de cortes, rasguños, quemaduras o arañazos realizados a propósito por uno mismo mediante un objeto filoso o cortante; una navaja, un cuchillo, una tijera, la lengüeta metálica de una lata de bebida, el extremo de un clip, una lima de uñas o un bolígrafo. Algunos, se queman la piel con la colilla de un cigarrillo o con un fósforo encendido y de forma  lo suficientemente profundos como para cortar la piel y causar sangrado.

Generalmente se lesionan en muñecas, antebrazos, abdomen, muslos, aunque se pueden lesionar otras zonas), que suelen hacerse a escondidas, en secreto, y ocultarse las heridas y las posteriores cicatrices, bajo mangas largas, varias mangas, pantalones e impidiendo el acceso de otras personas a su habitación, al baño o, buscando excusas, para no hacer deporte e, incluso, la clase de gimnasia ya que la automutilación suele conllevar un sentimiento de vergüenza y ocultación, de forma que, si alguien las descubre, inventan excusas sobre cómo se lastimaron.

La mayoría de quienes se automutilan son mujeres, pero los varones también lo hacen. Generalmente esta conducta comienza en la adolescencia y puede continuar en la vida adulta. En algunos casos, hay antecedentes familiares de automutilación mediante cortes.

La automutilación suele empezar con un impulso. Pero, muchos adolescentes descubren que una vez que empiezan , esta conducta les resulta adictiva y puede ser difícil abandonarla. Muchos de los adolescentes que se lesionan afirman que cortarse les proporciona un alivio para sus emociones de profundo dolor, y, por tanto, esta conducta tiende a reforzarse a sí misma. La automutilación consigue convertirse así en la respuesta habitual de un adolescente a las presiones y a los sentimientos que le resultan insoportables. Algunos quisieran dejar de hacerlo, pero no saben cómo o sienten que no pueden. Otros no desean dejar de cortarse.

¿Por qué se cortan los adolescentes?

Lo hacen por diferentes motivos. Para la mayoría, es un intento de interrumpir emociones fuertes que les resultan intolerables. Pero no es un intento de suicidio. Aunque, demasiadas veces, subestiman la posibilidad de que las infecciones o hemorragias que acompañan a estas lesiones les ocasionen heridas más graves e, incluso, enfermedades.

Emociones fuertes y abrumadoras

La mayoría de los adolescentes que se cortan sufren con emociones fuertes. Creen que, el lastimarse es la única manera de expresar o interrumpir esos sentimientos que son demasiado intensos para soportar; el dolor emocional de sentirse rechazados (ya sea en el colegio, en el grupo de amigos o, incluso, en la propia familia), la pérdida o el fin de una relación, o una angustia profunda pueden ser abrumadores para algunos adolescentes.

Además, muchas veces lidian con situaciones difíciles que nadie más conoce. En otros adolescentes, es la presión de ser perfectos o de estar a la altura de expectativas inalcanzables, ya sean propias o impuestas. Algunos, han sido heridos por un trato severo o por situaciones que los han hecho sentir sin apoyo, impotentes, indignos o faltos de amor.

También, existen otros adolescentes que han sufrido un trauma, lo que puede causar períodos de adormecimiento emocional. Para ellos, cortarse puede ser una manera de comprobar si todavía pueden “sentir” dolor. Otros lo describen como una forma de “despertarse” de dicho adormecimiento

El dolor físico autoinfligido es específico y visible

Para algunas personas, el dolor físico es preferible al dolor emocional ya que esté sólo puede sentirse como inespecífico, difícil de precisar y de aliviar. Sin embargo,al cortarse, los adolescentes dicen sentir una sensación de control y alivio al saber de dónde proviene su dolor, de una forma específica, y, al mismo tiempo, sensación de bienestar cuando se detiene. Las lesiones pueden simbolizar el dolor interior que no se pudo verbalizar, confiar a alguien, reconocer o sana

Una sensación de alivio

Muchos de los adolescentes que se cortan describen la sensación de alivio que sienten al hacerlo, lo que es común de las conductas compulsivas. Ello podría  ser debido a varios motivos: la liberación de endorfinas u hormonas del “placer” que se liberan cuando se produce un esfuerzo físico intenso y que también pueden liberarse cuando se produce una lesión;la distracción de las emociones dolorosas que produce el dolor físico intenso y la impresión de ver sangre.

La sensación de “adicción”

Cortarse puede crear hábito. Si bien sólo proporciona un alivio temporal del dolor emocional, cuanto más se corta una persona, más necesidad siente de continuar haciéndolo.

Al igual que con otras conductas compulsivas, el cerebro comienza a relacionar la sensación momentánea de alivio de las emociones desagradables con la acción de cortarse. Cada vez que surge dicho dolor, el cerebro busca ese alivio y lleva al adolescente a repetir esta conducta.

Este es el motivo por el cuál lesionarse mediante cortes puede convertirse en un hábito que hace que la persona se sienta incapaz de dejarlo,especialmente, si las tensiones emocionales a las que esta sometido el adolescente, son intensas.

Problemas de salud mental

El cortarse a menudo está vinculado o forma parte de diversos problemas de salud mental como son: impulsos, obsesiones o conductas compulsivas. A veces, la depresión o el trastorno bipolar pueden contribuir a que los estados de ánimo sean tan abrumadores que al adolescente le cueste regularlos.

Lo mismo ocurre con los trastornos de personalidad en que las relaciones interpersonales se viven de forma intensa pero inestable, así como conductas de riesgo o autodestructivas  generadas por emociones peligrosas. Para otros, el estrés postraumático ha afectado su capacidad de lidiar con las situaciones o enfrentan problemas de consumo de alcohol o sustancias.

Presión de los compañeros

Algunos adolescentes empiezan a cortarse por influencia de otros compañeros que ya lo hacen. Por ejemplo, una adolescente podría intentar cortarse porque su novio lo hace. También puede existir la presión de un grupo de compañeros. Algunos adolescentes se cortan en grupo y podrían presionar a otros a hacerlo. Un adolescente podría ceder ante esta presión de grupo para demostrar que es “valiente” o “está en la onda”, para tener un sentido de pertenencia o evitar el acoso de sus compañeros.

Cualquiera de estos factores puede ayudar a explicar por qué un adolescente se corta, pero también juegan un papel fundamental los sentimientos y las experiencias únicos de cada adolescente. Algunos de los adolescentes que se cortan podrían no ser capaces de explicar por qué lo hacen. Independientemente de los factores que pueden conducir a que un adolescente se autolesione, esta conducta no es una forma sana de manejar las emociones y presiones, por extremas que éstas sean. 

Enfrentar la conducta de automutilación

Algunos adolescentes esconden sus lesiones, o si dichas lesiones requieren atención médica, ésta puede ser la  única forma de que otros se enteren de lo que les sucede; pero muchos adolescentes se automutilan mediante cortes durante mucho tiempo antes de que alguien se dé cuenta. Algunos le cuentan a alguien su problema, ya sea porque desean ayuda para dejar de lesionarse o porque desean que alguien sepa lo que les pasa.

Pedir ayuda requiere coraje y confianza. Muchos adolescentes dudan en contarle a alguien su problema porque temen que se los malentienda, o que, al saberlo, otras personas se sientan enojadas, molestas, decepcionadas, escandalizadas o los juzguen mal. Algunos se lo confían a amigos, pero les piden que no digan nada. Esto puede crear una carga para el amigo que lo sabe.

Si se los interroga acerca de los cortes, los adolescentes pueden responder de diferentes maneras; algunos, lo niegan mientras que otros quizá lo admiten, pero niegan que sea un problema. Algunos incluso pueden enojarse y sentirse molestos, o rechazar cualquier intento de ayuda. A algunos adolescentes les alivia que otra persona sepa lo que les pasa, se preocupe por ellos y desee ayudarlos.

Cómo detener la automutilación mediante cortes

Independientemente de que otra persona lo sepa y haya intentado ayudarlos o no, algunos adolescentes se siguen cortando durante mucho tiempo antes de abandonar esta conducta. En aquellos casos donde los cortes son parte de otro problema de salud mental, generalmente se requiere ayuda profesional.

A veces el hecho de cortarse u otros síntomas derivan en la hospitalización del adolescente en un hospital o clínica de salud mental. En algunos casos, deben ser hospitalizados más de una vez por autolesiones antes de que estén listos para aceptar ayuda por cortarse o por otros problemas de salud mental comórbidos.

Algunos adolescentes encuentran por sí mismos una manera de dejar de lesionarse . Esto puede suceder si el adolescente encuentra una razón importante para dejar de hacerlo, si recibe el apoyo necesario o si encuentra maneras de resistirse a este fuerte impulso.

También debe descubrir nuevos modos de manejar las situaciones problemáticas y de regular las emociones abrumadoras. Esto puede llevar tiempo y a menudo requiere la ayuda de un profesional de la salud mental.

Puede ser difícil dejar de cortarse y quizá un adolescente no tenga éxito al principio. Algunos dejan de hacerlo por un tiempo y luego recaen. Para romper con este fuerte hábito se requiere determinación, valentía y fortaleza, así como el apoyo de otras personas que brinden su comprensión y afecto.

Señales de alerta en el adolescente

  1. Usa ropa grande y abrigada aunque haga calor
  2. Manifiesta heridas, lesiones o cicatrices que no tienen explicación aparente
  3. Se encierra en el baño por largos períodos, sin dejar entrar a nadie
  4. Porta habitualmente navajas, cuchillos, cuchillas de máquinas de afeitar
  5. Se come las uñas al punto de lastimarse los dedos
  6. No participa en actividades en grupo
  7. Mantiene reserva absoluta sobre sus cosas

Recuperación

No es sencilla ya que sigue un curso parecido al de cualquier otro tipo de adicción como; el alcoholismo, la drogadicción, etc. Sin embargo, la recuperación es posible y la ayuda profesional es indispensable para superar este problema. El tratamiento incluye como algo fundamental estimular al paciente a practicar ejercicios de relajación, deporte, actividades artísticas, como una manera  de exteriorizar í sus emociones e impedir que vuelva el impulso autodestructivo.

Dedicado a Naiara, Cristian,Thais,Alicia,Ingrid,… todos ellos nombres ficticios para mis pacientes adolescentes reales y sus familias que, actualmente, seguís luchando para abandonar vuestra “adicción”  y para ver que el placer se encuentra en las pequeñas cosas de cada día, en el mero hecho de estar vivo y ver amanecer un nuevo día y poder estar aquí y ahora, para disfrutar de vuestra juventud.El cambio depende, en gran parte, de vuestra actitud y ya sabeis; ¡ prohibido rendirse!

Sobre la autora de este artículo

Dolors Mas Delblanch psicologa siquia 150x150 El placer en el dolor: adolescentes y automutilaciónMaría Dolors Mas Delblanch es psicóloga en Barcelona con Nº Colegiada 17222. Sus especialidades son la ansiedad, la depresión y el TDAH. Puedes leer más artículos de estas temáticas firmadas por la psicóloga en Siquia y dejarle tu consulta.

El placer en el dolor: adolescentes y automutilación

30 Comments
  1. Maria 4 diciembre, 2017 / Responder
  2. Maria 4 diciembre, 2017 / Responder
  3. catalina 19 noviembre, 2017 / Responder
  4. Dary 16 noviembre, 2017 / Responder
  5. una chama desesperada 29 abril, 2017 / Responder
    • Una weona cualquiera 24 noviembre, 2017 / Responder
  6. lisseth guzmán 11 febrero, 2017 / Responder
    • Siquia 22 octubre, 2017 / Responder
  7. Anonimo 11 diciembre, 2016 / Responder
    • Siquia 22 octubre, 2017 / Responder
  8. pilar 9 diciembre, 2016 / Responder
    • David 6 abril, 2017 / Responder
    • Yadira 18 septiembre, 2017 / Responder
    • Siquia 22 octubre, 2017 / Responder
  9. Lizette Gamon 26 octubre, 2015 / Responder
    • M.Dolors Mas 2 abril, 2016 / Responder
  10. Leyla 25 julio, 2015 / Responder
    • Judit Izquierdo 27 julio, 2015 / Responder
    • M.Dolors Mas 25 agosto, 2015 / Responder
      • Sofia 2 mayo, 2017 / Responder
        • Sofia 3 mayo, 2017 / Responder
  11. laura maffia 22 abril, 2015 / Responder
    • M.Dolors Mas 25 agosto, 2015 / Responder
  12. Mariana 31 mayo, 2014 / Responder
    • M.Dolors Mas 25 agosto, 2015 / Responder
  13. Natasha 5 mayo, 2014 / Responder
    • M.Dolors Mas 8 mayo, 2014 / Responder
  14. M.Dolors Mas 25 marzo, 2014 / Responder
  15. maria de lourdes 25 marzo, 2014 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *