Menu

Gimnasia cerebral para prevenir las demencias

Psicólogos online

El aumento de esperanza de vida junto la disminución de la tasa de fecundidad hace que la población cada vez esté más envejecida, por éste motivo, debemos ir adaptándonos a ésta condición para mejorar al máximo la salud y la capacidad funcional de las personas mayores.

Qué mejor manera de adaptarnos, que ofrecer diferentes formas para prevenir las demencias y fomentar el envejecimiento saludable, ese será el objetivo de éste artículo, mostraros de una manera práctica y sencilla qué se puede hacer para mejorar la calidad de vida del mayor, y más en concreto cómo la gimnasia cerebral puede ofrecer múltiples beneficios.

¿Qué entendemos por envejecimiento saludable?

Múltiples han sido las investigaciones que han intentado definir éste concepto, ya que puede ser difícil de abordar si entendemos que el envejecimiento lleva consigo un deterioro progresivo de nuestro cuerpo, entonces ¿Es posible envejecer de manera saludable?, ¿Cómo vamos a envejecer de manera saludable si no podemos evitar ciertas enfermedades?

Evidentemente hay ciertas enfermedades asociadas al envejecimiento que van a ir surgiendo en nuestro cuerpo, pero mediante hábitos de vida saludables y prácticas que aborden cambios físicos, mentales y sociales podemos evitar en algunos casos y retrasar en otros, la aparición de enfermedades, consiguiendo mejorar la calidad de vida del mayor, y en definitiva generando un envejecimiento saludable.

Llegado éste punto nos surge otra pregunta: ¿Una persona con una enfermedad neurodegenerativa como en el caso de las demencias, y más en concreto con una probable enfermedad de Alzheimer, no puede tener un envejecimiento saludable?. En función de a quién le hagamos ésta pregunta vamos a encontrar diferentes respuestas probablemente, pero en éste caso nuestra experiencia clínica nos demuestra que sí se puede conseguir, aunque los objetivos serán diferentes. En una persona con demencia los hábitos y prácticas que tenemos que fomentar irán más encaminados a retrasar en la medida de lo posible la evolución de la enfermedad, mantener su autonomía  y mantener las funciones cognitivas y físicas preservadas el mayor tiempo posible, fomentado en definitiva una mayor de calidad de vida.

Según concluye el Imserso en la conferencia que tuvo lugar en Logroño sobre el envejecimiento activo y saludable:

“Envejecimiento saludable significa mantener a los mayores activos y autónomos en la sociedad, lo que permitirá un incremento del potencial de fuerza laboral, el retraso de las enfermedades crónicas y la disminución del peso de la carga familiar en relación con el cuidado informal.”

¿Se pueden prevenir las demencias? 

Ésta pregunta es delicada y por ello debe tratarse con sinceridad y claridad, ya que no queremos generar falsas esperanzas en los lectores.

Las demencias son enfermedades neurodegenerativas de las que actualmente no tenemos cura. La única manera de hacerles frente es mediante prevención y una vez que está instaurada, además de emplear una serie de fármacos que ayuden a reducir la sintomatología, los especialistas y familiares tendrán que trabajar en equipo para que los mayores realicen una serie de actividades que les mantendrá el cerebro activo y estimulado el mayor tiempo posible con el único fin de retrasar el avance y mejorar la calidad de vida del mayor o joven, ya que es bien conocido que existen numerosos casos de personas jóvenes con éste tipo de enfermedades.

Ahora bien, la prevención no elimina la aparición de la demencia pero sí puede retrasar su comienzo y ralentizar su evolución, asegurando un envejecimiento saludable, por ello es tan importante que desde hoy mismo se comience a prevenir, y os animamos a que empecéis a realizar actividades que estimulen y activen vuestro cerebro, y no solo a los mayores sino a personas de cualquier edad porque, cuanto antes empecéis mayor reserva cognitiva tendréis para prevenir éstas enfermedades.

 ¿Qué es la plasticidad cerebral?

Para entender qué es la reserva cognitiva, debemos introducir antes otro concepto, el de la plasticidad cerebral, ya que es la base de la prevención en las demencias, y el principal motivo por el que sabemos de manera científica que las terapias no farmacológicas funcionan incluso mejor que las farmacológicas.

La neuroplasticidad es la capacidad plástica del cerebro que permite adaptarse a las nuevas situaciones y restablecer el equilibrio alterado después de una lesión, es decir gracias a la neuroplasticidad nuestro cerebro tiene la capacidad de rehabilitarse y de formar nuevas conexiones neuronales que le permitan compensar los posibles daños que haya podido sufrir.

En el caso de las demencias progresivamente se va deteriorando nuestro cerebro siendo difícil que se vuelvan a activar de nuevo éstas conexiones neuronales, sin embargo gracias a la neuroplasticidad se pueden volver a activar por mediación de la estimulación del cerebro, por lo que cuanto más lo estimulemos mayor probabilidad tendremos de que éstas conexiones neuronales vuelvan a activarse.  Es cierto que el cerebro de los jóvenes es más plástico que el de los mayores, pero  también es cierto que  el cerebro de una persona mayor sigue manteniendo su capacidad plástica (aunque en menor medida) por lo que merece la pena estimularlo.

Mediante la estimulación cognitiva o informalmente llamada Gimnasia cerebral, no vamos a conseguir frenar la demencia ni a evitarla, pero vamos a conseguir retrasar su comienzo y ralentizar su evolución. 

En el caso de la prevención, la neuroplasticidad nos va a regalar lo que anteriormente hemos denominado como reserva cognitiva.

 ¿Qué es la reserva cognitiva?

La reserva cognitiva es un factor protector del cerebro que se consigue gracias a la formación de numerosas conexiones neuronales que nos protegen ante ciertas enfermedades. Éstas conexiones neuronales extras se  consiguen de nuevo gracias a la estimulación cognitiva del cerebro o gimnasia cerebral. Por lo tanto cuanto más activo tengamos nuestro cerebro, lo haremos más fuerte y resistente a sufrir ciertas enfermedades, y todo ello gracias a la reserva cognitiva que hemos conseguido mediante la gimnasia cerebral.

Es tal la importancia de la reserva cognitiva, que puede ayudarnos incluso a tener mejores estrategias de afrontamiento ante dificultades o por ejemplo a una persona con demencia puede ayudarle a tener mejores estrategias compensatorias y de afrontamiento ante déficits o límites…..por lo tanto…¿Merece la pena estimular nuestro cerebro y mantenerlo activo no?

Gimnasia cerebral como prevención

Igual que ejercitamos nuestros músculos debemos ejercitar nuestro cerebro, tal y como se ha estado explicando a lo largo del artículo existen numerosos motivos para ejercitarlo y para empezar desde hoy, pero… ¿Cómo lo ejercitamos?

Para ejercitar nuestro cerebro tenemos que hacerlo trabajar desde las diferentes áreas cognitivas con las que cuenta. En función del área cognitiva a trabajar se realizaran unas actividades u otras:

-Memoria: Juegos tipo “Memory”, fomentar los recuerdos a través de fotos, juegos de cartas, juegos de mesa, recordar fechas históricas, etc.

-Atención: La atención está implicada en todas las funciones cognitivas, pero existen actividades en las que tenemos que prestar mucha atención, por ejemplo tachar ciertas letras de un periódico, discriminar unos ruidos de otros, etc.

-Lenguaje: Aconsejamos no dejar nunca de comunicarnos con el mayor si no se puede a nivel verbal entonces tendremos que utilizar el lenguaje universal: el del cariño, somos seres fundamentalmente sociales en los que la comunicación es básica. Es buena fomentar diálogos, hacer preguntas sobre un programa de televisión, sacar temas de conversación de interés, leer, escribir, etc. Cuando exista un problema comunicativo muy grave aconsejamos acudir a un Logopeda especializado.

-Cálculo: Realizar cuentas, resolución de problemas, etc.

-Orientación: Actividades de orientación en persona, tiempo y espacio. Trabajar con mapas, recordar la autobiografía, entre otras.  Es muy importante estimular la orientación en personas con demencia, ya que cuando están desorientados les genera mucho malestar y suele ser unos de los principales desencadenantes de alteraciones de conducta.

-Funciones ejecutivas: Son actividades más complejas y de mayor abstracción por ejemplo plantear soluciones ante un problema o situación difícil, tareas de inhibición, crucigramas, sudokus, etc.

-Agnosias: Es la incapacidad de reconocer características de cada una de las modalidades sensoriales por ejemplo dificultad para reconocer caras, sonidos, olores, etc. Se trabajará exponiendo a la persona a la modalidad sensorial que tiene deteriorada y trabajando en base a ella.

Todas éstas actividades pueden realizarse de manera fácil por cada uno de nosotros como prevención, pero cuando llegamos a ciertas edades o ante situaciones en las que  se está instaurando la enfermedad o ya está instaurada hay que acudir a un especialista Neuropsicólogo/a o centros especializados tales como centros de día especializados en demencias para que realicen un tratamiento adaptado a las necesidades individuales del paciente.

Otras formas de prevención

No sólo es beneficioso ejercitar nuestro cerebro a través de la gimnasia cerebral, para conseguir un envejecimiento saludable debemos abarcar otro tipo de hábitos que también han probado su eficacia para fomentar la prevención:

  • Alimentación neurosaludable
  • Ejercicio físico
  • Terapia ocupacional, fundamental para mantener la capacidad funcional de la persona.
  • Bienestar psicológico

Recomendaciones

Recomendamos que al igual que nos realizamos revisiones médicas, es importante realizar y fomentar las revisiones neuropsicológicas ante sospechas de fallos cognitivos, como por ejemplo fallos de memoria etc., para descartar el comienzo de una demencia o sencillamente para comenzar a prevenir.

Muchas veces los fallos de memoria o despistes no son resultado de una demencia, sino resultado de un elevado estrés, síntoma de una depresión etc., por lo tanto hacemos énfasis en que si os sentís identificados acudáis a centros como el nuestro para consultar y empezar con un tratamiento.

Insistimos: nuestra identidad es nuestro cerebro. ¡Cuídalo!, ¡mímalo! y, empieza a prevenir desde hoy.

Sobre la autora del artículo

Denia - Gimnasia cerebral para prevenir las demencias

Denia Méndez, psicóloga colegiada núm M22849, tiene un máster en Neuropsicología Clínica y está especializada en Alzhéimer y en la atención a sus familiares. Trabaja en el centro Neurocrezimiento, con una orientación cognitivo conductual, atendiendo a adultos, ya sea solos o en terapia familiar o de pareja.

Neurocrezimiento ofrece de manera gratuita un primer screening, es decir, unas sencillas pruebas que actúan de filtro para saber si se está comenzando con una demencia o si por el contrario éstos fallos cognitivos son resultado de otro trastorno.

Gimnasia cerebral para prevenir las demencias

One Response
  1. napoleonsalgado 6 marzo, 2014 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?