Menu

Los efectos positivos de la actividad física en la salud mental

En España, unos 10 millones de personas sufren una enfermedad mental.beneficios salud mental Más concretamente, cerca de un 30% de la población ha padecido o padecerá ansiedad o depresión a lo largo de su vida.

Este tipo de enfermedades interfieren de forma negativa en los aspectos más esenciales de la vida de cada uno de ellos, de manera que pueden llegar a necesitar una ayuda profesional, como un psicólogo.

La salud mental

La salud mental es una parte integral del estado de salud general de cada persona y es esencial para un correcto desarrollo y estado de nuestro comportamiento, percepción de las cosas, forma de pensar, comunicar y comprender.

Una salud mental deficiente puede impedir el correcto desarrollo o relación personal que una persona tenga con las demás. Dichos problemas derivados de este mal funcionamiento de la salud mental, pueden llegar a desencadenar en la necesidad de un tratamiento que ayude a mejorar la perspectiva del mundo y la relación con los demás.

Con dichos tratamientos, se puede impedir la llegada de graves problemas psíquicos. Entre dichos tratamientos, es muy importante mantener una buena salud y deporte físico de forma regular, ya que tiene efectos positivos en la salud mental.

Los beneficios de la actividad física para la salud mental

Los beneficios de la actividad física son innegables, aunque sean los menos conocidos y utilizados. Los profesionales de la salud mental argumentan que el placer asociado a la actividad física es grande, por lo que los beneficios pueden llegar a ser instantáneos para nuestra mente.

Por ello, conviene escoger correctamente las actividades físicas que repercutan más positivamente en cada individuo. El ejercicio físico actúa en el sistema nervioso y endocrino, que están íntimamente relacionados con la salud mental.

Después de 30 minutos de ejercicio, el efecto de euforia puede llegar a doblar la sensación de bienestar mental. Esta sensación proviene, en gran parte, de la secreción de endorfinas, también llamadas “hormonas del placer”; se caracterizan por ejercer una acción de euforia, relajante y analgésica semejante a la que puede llegar a producir la morfina o el opio. Cuanto más largo sea el ejercicio que practicamos, mayor será el número de endorfinas que liberaremos. De esta manera, el cerebro podrá generar cinco veces más endorfinas que si estuviésemos sentados.

Por otra parte, otro mecanismo que se activa en nuestro cerebro durante la actividad física y que favorece al equilibrio del humor es el aumento de la serotonina y la dopamina. Las personas depresivas tienen tendencia a tener un nivel de estas dos mucho más bajo de lo normal.

De esta forma, son muchos los estudios que demuestran que la actividad física mejora el bienestar psicológico, la gestión del estrés y de la actividad mental (como la toma de decisiones o la previsión y la mejora de la memoria a corto plazo), y reduce la ansiedad además de favorecer los ritmos de sueño.

ejercicio salud mental¿Cuáles son las mejores actividades físicas?

La actividad física regular se constituye como una intervención eficaz para aplacar los síntomas depresivos, entre otros. Más de 150 minutos de actividad física semanal a una intensidad media consiguen tener un efecto positivo importante y duradero en el estado mental, mucho mejor que el de tratamientos farmacológicos.

Para aquellos que padecen de ansiedad, 20 minutos de ejercicio aeróbicos a una intensidad media darían un excelente resultado en la gestión de dichos síntomas. Además, entre los 20 y 40 minutos pueden hacer disminuir la ansiedad durante un periodo de 2 a 4 horas.

Por ello, conviene hacer una actividad física regular como el baile (zumba, funky, hip hop, entre otros) o incluso regalarse escapadas en las que esté incluido algún deporte (como barranquismo, un viaje a la nieve o buceo).

En cualquier caso, la puesta en práctica del deporte físico en casos críticos de ansiedad o depresión debe estar moderada por un profesional de la salud de mental. De esta forma, junto a él, se pueden establecer pautas de acción y controlar así el efecto a lo largo del tiempo.

2 Comments
  1. Enrique Fuenzalida González 24 febrero, 2017 / Responder
  2. Theodoro Corona 15 noviembre, 2015 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?