Menu

Cómo aprender a cuidar de ti misma (y lo importante que es para el bienestar de tu familia)

como cuidar de la familia siquiaLa familia es importante pero ¿cómo cuidarla? Con la llegada de nuevos miembros a la familia cambian las rutinas, los horarios… y las prioridades. Los padres ven cómo merma el tiempo para ellos mismos pero… todo tiene sus consecuencias.

Con el tiempo llega el mal humor y la insatisfacción. No te engañes, tu vida nunca volverá a ser la de antes pero sí es necesario que crees un proyecto futuro donde tú seas igual de importante que tus pequeños porque si tú estás mal, tu entorno se resentirá.

¡Hola energía, adiós ansiedad!

No cabe duda que la felicidad se contagia; es inevitable ver una sonrisa y no devolverla, así como también escuchar una carcajada y no reírse. Por ello, si tú estás feliz tu entorno también lo sentirá, es decir, que tu estado de ánimo se refleja en todos los que te rodean. 

Dedicarte tiempo no es un gesto egoísta sino todo lo contrario. Disfrutar de momentos relajados, sacar tiempo para hacer deporte, para generar hormonas placenteras y escapar de la rutina es beneficioso para todos. En el lado opuesto encontramos el estrés y cansancio acumulados, la fatiga, el descenso de la autoestima… Si no nos cuidamos, ¿cómo nos vamos a ver guapos? ¿A estar contentos con nosotros mismos? Y con el paso del tiempo, si no cambiamos, nada va a ir a mejor: nuestro autoconcepto va a menos y pueden darse episodios de tristeza o depresión.

¿Cómo cuidar de ti?

Solo depende de ti el dejar de poner excusas a todo.

¿Qué te gusta hacer?

Antes de nada debes conocer qué actividad quieres hacer. Puedes elegir una diferente o una misma rutina para cada día, como desees. Lo importante es escoger la actividad que te guste hacer o que quieras aprender. Una vez decides qué quieres, es cuestión de ponerlo en marcha.

Algunas actividades que puedes hacer:

  • Lectura.
  • Hacer deporte.
  • Yoga, pilates, meditación.
  • Bailar.
  • Dar largos paseos.
  • Aprender una nueva habilidad.
  • Cocinar.
  • Idiomas.
  • Reactivar tu vida social con amigos.
  • Viajar.

Planifica tu tiempo

El día puede ser eterno con miles de ocupaciones pero, aún en esa apretada agenda, debes programar ese espacio para ti. Debe ser mínimo de una hora y, créenos, no es mucho.

Escoge un momento del día donde puedas realizar esa actividad, puede ser en la mañana, al mediodía o en la tarde, tú eliges el momento, para eso es la programación, para que puedas hacer todo lo que te propongas ese día.

Establece prioridades

Hay obligaciones del día a día inevitables pero debes marcar cuáles son urgentes y cuáles no.

Al definir cuáles son tus prioridades, será más fácil hacer un espacio para eso que anheles hacer y así puedas llevar a cabo esa actividad para que de una vez por todas pienses por y para ti, ¡cuídate, quiérete!

Comprométete

El compromiso contigo mismo es vital para que cada día logres ese espacio único y personal. Si no te comprometes, pasarán los días y no tomarás esto con seriedad. Hay un montón de horas muertas a las que puedes sacar partido. Por ejemplo, si tienes un descanso largo para la comida, puedes aprovechar para ir al gimnasio, pasear o leer.

Mientras tus hijos están en clases extraescolares, escápate para ir tú a las tuyas: zumba, canto, pintura…

Pide ayuda si es necesario

Si sientes que en tu vida no tienes ni un minuto libre, es momento de ponerte en manos de un profesional. Tomar las riendas de tu vida es más fácil con apoyo de un profesional como un psicólogo. Si optas por acudir a un psicólogo online evitarás los desplazamientos y la terapia no te supondrá un sobre esfuerzo más.

Sobre la autora del artículo

cristina perez psicologa siquiaCristina Pérez es Psicóloga General con años de experiencia en la atención a pacientes. Deja tu consulta y te resolverá todas las dudas que tengas así como te explicará cómo la terapia es útil en tu caso. 

contactar psicologo

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *