Menu

El fenómeno stalking: la psicología de un acosador

El Ciberacoso

El 10% de los adolescentes ha sufrido ciberacoso, según la OCU / Fotografía: FOTOLIA

¿Está el fenómeno Gossip relacionado con los Stalkers? Esta pregunta llegaba a mis oídos tras publicar mi anterior artículo sobre Informers y Gossips en la plataforma de psicología online Siquia.

Unos sabrán más, otros sabrán menos. En suma, pero, es una interesante y complicada cuestión que voy a intentar responder. Para ello, primero vamos a recordar a qué llamamos gossip. Se trata de una nueva aplicación que, según sus creadores, sirve para “leer, compartir y publicar noticias a tu alrededor”. Nació el pasado mes de diciembre como una app para iPhone y a pesar de que de momento sólo está disponible para iOS, en su página web puedes reservar tu nickname para cuando desarrollen la aplicación para Android. Su funcionamiento es sencillo (y peligroso), no apto para gente celosa de su intimidad, según apuntaba en el anterior artículo.

A partir de aquí, podríamos considerar ambos fenómenos – informers y gossips – como una forma de ciberacoso y, especialmente, de ciberbullying. En este último caso, no es necesario que exista un acecho físico contra el bully – es decir, contra el sujeto que es objeto de las burlas y críticas. El tercero o acechador pronto se reúne junto a su gang, es decir su grupo (de la misma manera que se forman los grupos del WhatsApp), para que las risas, las burlas y las críticas se difundan.

Sin embargo, cuando hablamos de stalking nos referimos literalmente al acecho, persecución o acoso físico. En este sentido, por tanto, los stalkers se apartan de los gossip ya que, en este caso, buscan una persecución real ininterrumpida e intrusiva del sujeto – aquel al que anteriormente llamábamos “bully”, una nomenclatura, pero, que no podríamos aplicar en dicho caso.

Mientras que los gossip buscan esencialmente la diversión, los stalkers suelen divertirse pero con malicia; incluso con maldad, enfado, hostilidad, obsesión, sentimientos de culpa o celos o con algún fin en si mismo. El objetivo de los stalkers no es otro que acceder a personas a quienes no llegarían de ninguna otra forma y, mediante el acoso, producirán en ella emociones tales como el miedo, consiguiendo que la persona ceda a sus designios – siempre y cuanto el sujeto no haya pasado a la denuncia.

De hecho, los psicólogos solemos agrupar a los stalkers en psicóticos y no psicóticos, lo cual ya presupone la existencia de un trastorno mental que, en cambio, los gossip no tienen. Además, dentro de estas dos grandes categorías podemos distinguir varios tipos de ellos:

Stalkers rechazados: Persiguen a las víctimas con intenciones de vengarse, unirse después de un rechazo.

Stalkers resentidos: Persiguen a la víctima por el deseo de asustar a la víctima.

Los que desean mantener relaciones intimidas :
Creen que la  victima es su alma gemela  y que nacieron para estar juntos.

Pretendiente ineficaz: A pesar de su falta de habilidades sociales, están obsesionados con el que creen es su derecho a mantener una relación íntima con cualquier persona que comparta sus mismos gustos e intereses. Por lo general la víctima  ya tiene una relación estable con otra persona.

Stalkers depredadores: Espían a sus víctimas y buscan el momento adecuado para atacarla sexualmente.

Cómo saber si soy víctima de acoso

Cómo detectar un stalker es complicado ya que, obviamente, ellos mismos no creen tener ningún problema psicológico. Además, suelen ser personas de apariencia encantadora y con aspecto bello, aunque también los hay con dificultades de relaciones interpersonales, apariencia extraña y/o descuidada. A nivel psicológico, todos ellos presentan disforia, ansiedad, inseguridad y baja autoestima, así como son celosos y morbosos, suelen abusar de psicofarmácos y sufren una amplia diversidad de trastornos mentales. Llegados a este punto, esta ya claro que un Stalker y un Gossip no es lo mismo puesto que mientras que el primero es casi siempre delictivo, el segundo, aunque podría serlo, en principio no lo es.

El ciberacoso es el quinto problema más frecuente en la red; los stalkers suelen divertirse pero con malicia

 

Y, también, se estarán preguntando ¿cómo puedo saber si soy victima de un stalker o  si lo es alguien próximo a mi? ¡Atención a estos detalles!

1) Si recibes constantes llamadas telefónicas, a su móvil o a su particular, de un mismo individuo aún tras la reiteración del mensaje de que deje de ponerse en contacto contigo. ¡Cuidado! Es posible que, entonces, empiece a usar el what’s app, sms, mails. No los  borre ¡Denuncia!

2) Este individuo no cesa en pasear/vigilar el lugar en dónde vives, trabajas, estudias o frecuentas habitualmente. Llame a los Mossos d’Esquadra (Cataluña) o al cuerpo de Policía correspondiente

3) Si recibes amenazas por parte de dicho individuo.¡ Denuncia!

4) Si el individuo te intentará manipular diciéndote que se suicidará sino hablas o te relacionas con él. ¡No le creas, es una trampa!

5) El individuo le empezará enviando regalos de perfil romántico como rosas rojas, bombones, etc. Pero si no accedes a sus peticiones los regalos acabarán siendo morbosos. Espérate cualquier cosa ¡Denuncia!

6) Posiblemente, el individuo explicará a todo su entorno familias y de amigos que entre tu y él existe una relación formal.

Cabe ser consciente de que es muy importante que ni la victima ni su entorno se dejen atenazar por el miedo y deben denunciar desde los primeros indicios.

El único punto de unión entre gossip y stalkers es el acoso así como que en salas de gossip se pueden infiltrar stalkers. Por ello, cabe mantener vigilancia absoluta hacia quien se transmiten datos sobre tu vida privada o sobre tu red de contactos y en caso de sospecha denuncia siempre.

Y, tal y como decíamos en el anterior artículo, el principal problema es que no podemos poner puertas a la red. Cada vez existen más piratas informáticos capaces de crear programas como el WhatsApp Spy que, según definen en una de las muchas webs dedicadas a la descarga “os permitirá espiar el What’sApp desde vuestro móvil o PC totalmente gratis, viendo las conversaciones de vuestros contactos en tiempo real”. Supongo que dichas personas pensaron más en los beneficios que les reportaría tan suculento programa  que no en las posibles consecuencias: por ejemplo, darles un arma gratis a los stalkers. ¿Llegará el momento en que tengamos que poner puertas a la red?

Sobre la autora de este artículo

dolors mas psicologaMaria Dolors Mas Delblanch es licenciada en Psicología por la Universitat Oberta de Catalunya (UOC) y con Nº Colegiado 17222. Sus especialidades son la ansiedad, la depresión y el TDAH, conocimientos que derivan de los distintos másters que ha cursado. Cosecha un master en Psicología Clínica y de la Salud ISEP y un Postgrado en Terapia de Pareja y Sexual, una formación que ha complementado con cursos específicos acerca el TDAH y el Síndrome de Asperger, entre otros.

contactar rojo

 

4 Comments
  1. Maria Ines 4 marzo, 2019 / Responder
  2. julia 29 mayo, 2018 / Responder
  3. Anthony 13 mayo, 2017 / Responder
  4. Anónimo 23 marzo, 2017 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?