Menu

Tengo miedo a todo

Emma, 41 años, había abandonado -provisionalmente- el ejercicio del Derecho para “mantener derechos” (según bromeaba) a la linda familia que formaba con un conocido  y ocupado médico de la ciudad. Ahora que los cuatro hijos de ambos empezaban a crecer, Emma llega a mi