Menu

Qué NO hacer ante las tendencias suicidas de un familiar o allegado

1.- No rehuir los problemas: No deje a la persona sola si cree que su vida está en riesgo inmediato.

2.- No banalizar, ni desafiar: No trate con ligereza cualquier amenaza, sobre todo si la persona empieza a bromear con eso. NO minimice la situación o la intensidad de las emociones y del malestar. Retar a que lo haga no va a ayudarle. No le diga cosas como “A qué no eres capaz… Si lo haces, hazlo bien”

3.- No utilizar gritos o reprimendas: No actúe de modo excesivo o lo culpe por estar mal. ¡No vaya a ser otra petición de ayuda! Muchas veces lo que necesitan es motivación y eso no se consigue con un buen grito.

4.- No temer preguntar: No le de miedo preguntar a la persona por qué está tan triste y tan deprimida ni si se quiere hacer daño a sí misma.

5.- No juzgar, no comparar: No le diga que eso es de cobardes, o que es de valientes y que él o ella no lo es. No le diga cosas como “algo habrás hecho para estar así”, responsabilizándola de toda la situación, o señalar que “está mucho mejor que otras personas”. Esto suele incrementar los sentimientos de culpa y de malestar.

6.- No mantenga todo en secreto: Entre la vida de su amigo y su confianza, escoja la vida.

7.- No dé soluciones simplistas:  Una solución obvia y simple puede ayudar a incrementar los sentimientos de incapacidad, vergüenza o soledad en la persona.

8.- No intente ayudar a la persona usted mismo sin ayuda de nadie:  No piense que usted es quien mejor la conoce, que nunca le va a faltar ni a cansarse y que los demás sobran, incluyendo los profesionales.

 

¿Buscas ayuda?

Puedes consultar a alguno de nuestros psicólogos.

One Response
  1. Annette Kreuz 26 julio, 2015 / Responder

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?