Menu

Viajar como medida antiestrés

viajar-estresEl estrés. Ese mal que nos afecta a todos antes o después. Pese a que nuestra vida laboral suele ser el mayor desencadenante de este problema en las personas, la realidad es que pueden ser muchos los activadores del estrés. Algunas personas tienen un componente genético normalmente heredado, que puede motivar también síntomas como la ansiedad o la depresión, mientras que otros lo sufren en mayor medida a causa de su vida social u amorosa.

Por otro lado, son muchos los remedios que suelen proveerse para combatir el estrés. La mayoría de ellos van asociados a un cuidado más activo de nuestra salud, ya sea a través de la alimentación o del ejercicio físico y el apoyo de un profesional como el psicólogo. Son buenos remedios, en cuanto a que no tenemos suficientemente inculcada la importancia de cuidar nuestro cuerpo como vía para cuidar nuestra mente. Pero precisamente para cuidar nuestra mente, un remedio que nunca falla es viajar.

Mucho se ha escrito precisamente sobre el estrés que puede generar viajar. Y es que en cierto modo, unas vacaciones mal planteadas o preparadas pueden agotar desde el momento en que las estamos organizando. Pero nada más lejos de la realidad. Viajar puede convertirse en punto de inflexión si el estrés está haciendo mella en nosotros.

El mejor remedio para el estrés

salud-viajarEs probable que algunos lo hayan experimentado. De hecho, parte de la receta de muchos especialistas para solucionar momentos concretos de depresión, ansiedad, estrés, etcétera, es poder escapar a algún lugar que no forme parte de nuestro día a día o de nuestra rutina. La solución por tanto tampoco pasa por huir a la otra parte del mundo, pero sí a un lugar que nos sea relativamente desconocido. Y si puede ser solo, mejor.

Hacerlo tiene unos grandes beneficios a nivel psicológico y tiene su explicación. Viajar es siempre una forma de salir de nuestra zona de confort, ya que como personas tendemos a explorar siempre caminos que ya conocemos o que ya hemos transitado con anterioridad, en los que nos sentimos seguros. Al viajar conocemos otras realidades que distan mucho de las nuestras y nos ayudan a tomar perspectiva de nuestros problemas y de la posibilidad de relativizarlos.

Nuestra mente no tiene un mejor entorno para desconectar de lo conocido que un lugar que no domina. Y por supuesto, el huir temporalmente de las responsabilidades familiares y laborales le otorga a uno la libertad de poner en orden sus pensamientos y oxigenar su mente de forma mucho más rápida que si se quedara en casa unos días sin trabajar. Así que no lo dudes. Si te sientes estresado, date unas vacaciones en el momento que puedas, ya sea en un hostal en medio de la montaña o en un hotel todo incluido cerca de la costa. Hoy en día tenemos miles de opciones para viajar prácticamente gratis, así que no hay excusa.

Por todos estos motivos, podemos afirmar con rotundidad que viajar es uno de los mejores remedios para reducir el estrés, siempre que ese sea nuestro objetivo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

1
×
¡Hola! ¿En qué te podemos ayudar?