Cuándo ir al psicólogo: guía práctica para saber si necesitas el apoyo terapéutico

> > >
Imagen de Siquia
Consejos
Siquia
Home / Blog / Consejos / Cuándo ir al psicólogo: guía práctica para saber si necesitas el apoyo terapéutico

¿Cuándo ir al psicólogo? Esta es la pregunta que seguramente todos nos hemos hecho en alguna ocasión. En el transcurso de nuestra vida experimentamos vivencias de mayor o menor intensidad pero que tienen un incuestionable impacto en nosotros. Desde una mala racha con una amistad, pasando por dificultades en el entorno laboral o hasta perdiendo a un ser querido, son todo situaciones que nos generan nuevas emociones que puede que no sepamos gestionar.

La ansiedad, el estrés, el miedo o el agobio son emociones necesarias y adaptativas para con nuestro entorno, pero que dada una circunstancia límite pueden dispararse hasta niveles que no somos capaces de controlar.

Y, llegados a un extremo, la polarización de estas emociones pueden hacer mella y motivar el desarrollo de ciertas patologías como puede ser una crisis de ansiedad, un síndrome de estrés post traumático, una depresión o fobias varias. La clave, pues, está en poder seguir un tratamiento psicológico que nos permita y ayude a procesar aquellas emociones que empiezan a desestabilizarnos mucho antes de que evolucionen a estados más serios.

psicólogo

Cuándo acudir al psicólogo

La respuesta no es unilateral y válida para todos. Cada persona experimenta sus vivencias de forma subjetiva y un mismo suceso puede repercutir de manera distinta a unos y a otros. No obstante, si es necesario que hagamos un ejercicio de reflexión y diálogo con nosotros mismos para determinar qué es lo que nos está ocurriendo.

A veces, en la mayoría de los casos, no encontraremos un motivo concreto y desencadenante de nuestro malestar, para ello está la terapia psicológica, pero sí podremos tomar un poco de consciencia de si hay algo que falla en nuestro ser. Se trata, pues, de buscar indicios.

Si hay malestar, sensación de ansiedad, alteraciones de nuestra rutina natural, pérdida o aumento de apetito o insomnio, son elementos que nos pueden ayudar a identificar que algo no va bien en nosotros. Por tanto, cuando percibimos que hay distintos factores que están bloqueando el devenir de nuestra vida, dejándonos además una mala sensación, dejémonos de sentimientos de autosuficiencia o pensamientos del tipo “yo puedo” y hagamos frente a la situación: es el momento de ir al psicólogo.

Por ello, os ofrecemos una guía de síntomas que, en caso de tenerlos, determinan que es el momento de acudir al psicólogo y el momento de fomentar nuestro autocuidado, introduciendo en nuestra rutina, la terapia online.

  • Reconocer la angustia emocional persistente. Uno de los principales indicadores que pueden sugerir la necesidad de apoyo psicológico es la angustia emocional persistente. Si experimentas con frecuencia sentimientos abrumadores de tristeza, ansiedad, ira o miedo, que interfieren con su vida diaria, puede ser el momento de buscar ayuda profesional. Un psicólogo puede ayudar a identificar las causas subyacentes de estas emociones y guiarlo a través de estrategias de afrontamiento efectivas.
  • Luchando con las relaciones. Las dificultades para mantener relaciones saludables con familiares, amigos o parejas pueden afectar significativamente nuestro bienestar general. Si te resulta difícil comunicarte de manera efectiva, establecer límites o mantener conexiones saludables, un terapeuta puede brindarte una guía valiosa para mejorar las habilidades interpersonales y fomentar relaciones más saludables.
  • Lidiando con trauma o pérdida. Experimentar un evento traumático o soportar pérdidas significativas puede dejar profundas cicatrices emocionales. Si te resulta difícil seguir adelante, revivir constantemente el evento o luchar con un duelo intenso, buscar el apoyo de un psicólogo puede ser fundamental para navegar en el proceso de curación. Además te pueden proporcionar terapias especializadas para abordar el trauma, el duelo y los problemas de salud mental relacionados.
  • Hábitos o adicciones no saludables persistentes. Si te encuentras atrapado en un ciclo de hábitos o adicciones no saludables que están afectando negativamente tu vida, es vital buscar ayuda profesional. Los psicólogos están capacitados para identificar los desencadenantes y patrones subyacentes detrás de estos comportamientos y pueden guiarte hacia estrategias efectivas para la recuperación y el cambio de comportamiento a largo plazo.
  • Dificultad para manejar el estrés. En el mundo acelerado de hoy, el estrés se ha convertido en una parte casi inevitable de la vida. Sin embargo, cuando el estrés se vuelve abrumador y comienza a afectar a tu bienestar físico y mental, es crucial buscar apoyo profesional. Los psicólogos pueden ayudarte a desarrollar mecanismos de afrontamiento saludables y estrategias de manejo del estrés adaptadas a tus necesidades específicas.
  • Impacto en la salud física. Es importante reconocer que los problemas de salud mental también pueden manifestarse en síntomas físicos. Si experimentas síntomas físicos persistentes, como dolor crónico, trastornos del sueño, fluctuaciones de peso inexplicables o enfermedades frecuentes, podría ser una indicación de un problema psicológico subyacente. Un psicólogo puede trabajar junto con profesionales médicos para abordar estas preocupaciones interconectadas.
  • Fatiga persistente o falta de energía. Sentirse constantemente agotado o sin energía, incluso después de dormir lo suficiente, puede ser un signo de necesidad de acudir al psicólogo. Si con frecuencia experimenta fatiga inexplicable que afecta su funcionamiento diario y dura durante un período prolongado, puede ser beneficioso consultar a un psicólogo para explorar las posibles causas y desarrollar estrategias para restaurar sus niveles de energía.
  • Cambios en el apetito o el peso. Los cambios significativos en el apetito o el peso pueden estar relacionados con desafíos emocionales o psicológicos. Ya sea que te hayas notado un aumento o disminución sustancial en tu apetito o hayas experimentado cambios repentinos de peso inexplicables, podría ser indicativo de problemas de salud mental subyacentes. Un psicólogo puede ayudarte a navegar los aspectos emocionales relacionados con la alimentación y la imagen corporal y guiarte hacia una relación más saludable con la comida.

Prueba una sesión gratis

Si tienes alguno de los síntomas de los que estamos hablando en el artículo, no dudes en acudir a terapia online para revertir la situación.

Pide tu cita
  • Dificultad para concentrarse o tomar decisiones. Si te resulta cada vez más difícil concentrarte en las tareas, tomar decisiones o mantenerte enfocado durante períodos prolongados, puede ser un signo de angustia mental. El apoyo psicológico puede proporcionar estrategias valiosas para mejorar la concentración, mejorar el funcionamiento cognitivo y abordar cualquier problema que contribuya a estas dificultades.
  • Retiro social o aislamiento. Sentir un deseo persistente de retirarse de las interacciones sociales, aislarse o evitar situaciones sociales por completo puede indicar problemas de salud mental subyacentes. Si con frecuencia te encuentras evitando socializar, sintiéndote desconectado de los demás o experimentando una ansiedad intensa en entornos sociales, buscar la ayuda profesional de un psicólogo puede ayudarte a abordar estos desafíos y reconstruir las conexiones sociales.
autoconocimiento y autoconcepto crisis existencial mujer mirándose al espejo rasgos de narcicismo
  • Síntomas físicos inexplicables. En algunos casos, la angustia psicológica puede manifestarse como síntomas físicos inexplicables que carecen de una causa médica clara. Estos síntomas, a menudo denominados síntomas somáticos, pueden incluir dolores de cabeza, problemas gastrointestinales, tensión muscular y otras molestias corporales. Consultar con un psicólogo puede ayudar a identificar los factores psicológicos que contribuyen a estos síntomas físicos y desarrollar estrategias de tratamiento adecuadas.
  • Deterioro de la autoestima o autoimagen negativa. Luchar con baja autoestima, dudas persistentes o autoimagen negativa puede afectar significativamente el bienestar general y la calidad de vida. Si experimentas con frecuencia sentimientos de inutilidad, autocrítica o lucha con la autoaceptación, un psicólogo puede brindarte apoyo y orientación para mejorar la autoestima, fomentar la autocompasión y desarrollar una imagen positiva de ti mismo.
  • Desapetito sexual: La pérdida del apetito sexual, también conocida como disminución de la libido o bajo deseo sexual, puede ser un problema preocupante que puede justificar la búsqueda de apoyo psicológico. Si bien los cambios en el deseo sexual son normales, los cambios persistentes e inexplicables en la libido, pueden indicar factores psicológicos ocultos que podrían beneficiarse de la intervención profesional.

Si sientes más de uno de los síntomas expresados anteriormente, piensa que seguramente es el momento de acudir al psicólogo. En un anterior artículo ya sacamos dudas sobre cómo elegir un psicólogo así que ahora te animamos a que hagas el paso y te decidas. Además, si te encuentras en la situación de necesitar el apoyo de un servicio psicológico, recuerda que en Siquia contamos con un directorio de psicólogos especializados en todas y cada una de las patologías posibles.

Por qué elegir Siquia

  • Somos líderes en atención psicológica online desde 2012.
  • Primera cita informativa gratuita.
  • Terapia online desde 40 euros la sesión.
  • Equipo de psicólogos senior, con décadas de experiencia.
  • Toda la terapia que ofrecemos es por videoconferencia. 100% confidencial.
  • El mismo psicólogo te atenderá durante todo el tratamiento.
  • En Siquia no pierdes el dinero de las sesiones. Si no puedes conectarte o no estás, la sesión pasa a otro día.
  • Atención en español, inglés y catalán.

Comentarios

Ver 4 comentarios | Comentar