Depresión, somnolencia y fatiga: cuál es su relación y cómo gestionarla

> > >
Imagen de Andrea Merino
Depresión
Andrea Merino
Home / Blog / Depresión / Depresión, somnolencia y fatiga: cuál es su relación y cómo gestionarla

En el laberinto de la salud mental, la depresión emerge como un desafío de proporciones significativas. Sin embargo, su impacto trasciende el ámbito emocional para teñir diversos aspectos de la vida cotidiana. Entre los hilos invisibles que la depresión teje con destreza, dos se destacan: la somnolencia y la fatiga.

Qué es la depresión y cómo puede provocar somnolencia y fatiga

La depresión es un estado emocional profundo y persistente que va más allá de la tristeza ordinaria. Se caracteriza por sentimientos de desesperanza, abatimiento y una disminución general en la vitalidad. Esta condición no solo afecta el aspecto emocional de una persona, sino que también puede influir en aspectos físicos, como la somnolencia y la fatiga.

Es importante notar que la depresión no solo se limita a las emociones, sino que tiene una influencia en cómo funciona el cuerpo y cómo la mente interactúa con él. La conexión entre la depresión y la somnolencia, así como la fatiga, es una manifestación de cómo la salud mental y física están intrincadamente entrelazadas.

Las personas que experimentan depresión a menudo tienen dificultades para conciliar el sueño por la noche y pueden despertarse temprano por la mañana. Por otro lado, algunos individuos pueden experimentar una somnolencia excesiva durante el día, lo que afecta su capacidad para funcionar de manera óptima.

Cómo la depresión influye en la somnolencia y fatiga

  • Desequilibrios neuroquímicos. La depresión implica desequilibrios en los neurotransmisores, como la serotonina y la noradrenalina, que regulan el estado de ánimo y la energía. Estos desequilibrios pueden afectar la calidad del sueño y contribuir a la sensación constante de fatiga.
  • Patrones de pensamiento negativos. La constante preocupación y autocrítica pueden mantener activada la mente, dificultando el descanso y el sueño reparador.
  • Alteración del ciclo de sueño-vigilia. Se manifiesta como dificultades para conciliar el sueño, despertarse temprano en la mañana o, en algunos casos, somnolencia excesiva durante el día.
  • Disminución de la motivación. Lleva a un estilo de vida sedentario, lo que a su vez contribuye a la sensación de fatiga.
  • Falta de energía emocional. La depresión consume una gran cantidad de energía emocional. Las luchas internas con la tristeza y la negatividad pueden agotar al individuo, dejándolo con una sensación generalizada de cansancio y falta de energía.
  • Trastornos del sueño concurrentes. La depresión a menudo se presenta junto con otros trastornos del sueño, como el insomnio. Los problemas para dormir de manera efectiva pueden intensificar la somnolencia durante el día y aumentar la fatiga.
  • Cambios en los hábitos alimenticios. Falta de apetito o el aumento en el consumo de alimentos poco saludables, son comunes en las personas con depresión. Estos cambios pueden afectar los niveles de energía y contribuir a la fatiga.
  • Aislamiento social. La depresión a menudo lleva al aislamiento social y la retirada de interacciones sociales. La falta de conexión con los demás puede aumentar la sensación de cansancio y contribuir a una disminución en la actividad física.
  • Efecto de la inflamación. Se ha descubierto que la degradación crónica está relacionada tanto con la depresión como con la fatiga. La degradación puede afectar el funcionamiento cerebral y contribuir a la somnolencia y la fatiga.
  • Agotamiento energético generalizado. La depresión consume una cantidad significativa de energía en varios niveles: emocional, mental y físico. Esta combinación de agotamiento puede manifestarse como somnolencia y fatiga constante.

Prueba una sesión gratis

La terapia ayuda a los pacientes a identificar sus fortalezas y desarrollar estrategias prácticas para abordar la depresión, reduciendo así la somnolencia y la fatiga asociadas al ciclo negativo de pensamientos.

Pide tu cita

Cómo combatir la somnolencia y la fatiga debida a la depresión

Aunque enfrentar la somnolencia y la fatiga causada por la depresión puede ser desafiante, existen estrategias que pueden marcar la diferencia:

  • Buscar ayuda profesional. La terapia psicológica y, en algunos casos, la medicación pueden ayudar a tratar la depresión y sus síntomas físicos asociados.
  • Establecer una rutina de sueño. Mantener horarios regulares de sueño y despertar puede ayudar a regular el ciclo de sueño y vigilia.
  • Incorporar actividad física. El ejercicio regular no solo mejora el estado de ánimo, sino que también puede aumentar los niveles de energía.
  • Practicar técnicas de manejo del estrés. La meditación, el yoga y la relajación pueden reducir la ansiedad y promover un sueño más reparador.
  • Exponerse a la luz natural. Pasar tiempo al aire libre durante el día puede ayudar a regular el ritmo circadiano y mejorar el estado de alerta.
  • Fomentar interacciones sociales. Mantener conexiones con amigos y seres queridos puede contrarrestar el aislamiento y aumentar los niveles de energía.

La depresión va más allá de su impacto emocional, afectando también el cuerpo en formas sutiles pero significativas. Si usted o alguien que conoce está experimentando estos síntomas, no dude en buscar ayuda y apoyo para iniciar el camino hacia la recuperación integral.

Por qué elegir Siquia

  • Somos líderes en atención psicológica online desde 2012.
  • Primera cita informativa gratuita.
  • Terapia online desde 40 euros la sesión.
  • Equipo de psicólogos senior, con décadas de experiencia.
  • Toda la terapia que ofrecemos es por videoconferencia. 100% confidencial.
  • El mismo psicólogo te atenderá durante todo el tratamiento.
  • En Siquia no pierdes el dinero de las sesiones. Si no puedes conectarte o no estás, la sesión pasa a otro día.
  • Atención en español, inglés y catalán.
Imagen de Andrea Merino

Periodista especializada en salud mental

Comentarios

No hay comentarios | Comentar