El alcoholismo: por qué podemos decir que es la verdadera pandemia del siglo XXI

> > >
Imagen de Marcos Ramallo
Adiccion
Marcos Ramallo
Home / Blog / Adiccion / El alcoholismo: por qué podemos decir que es la verdadera pandemia del siglo XXI

Laura acudió este viernes a consulta porque finalmente decidió enfrentar su problema con el alcoholismo. Durante años, ha luchado en silencio contra esta adicción que ha afectado su salud, relaciones personales y bienestar general. 

El alcoholismo es un problema que afecta a millones de personas en todo el mundo, con consecuencias devastadoras tanto para el consumidor como para su entorno. En España, el número de alcohólicos entre 15 y 64 años ha disminuido 2,7 puntos respecto  a 2020, pasando de un 19,4% a un 16,7% en 2022, según la Encuesta sobre Alcohol y otras Drogas en España (EDADES 2022)

Sin embargo, esta enfermedad crónica, caracterizada por la dependencia y el consumo compulsivo de alcohol, puede tener graves repercusiones físicas, mentales y sociales.

Qué es y cuándo tratarlo

El alcoholismo es una enfermedad crónica y progresiva que se caracteriza por la dependencia y consumo compulsivo de alcohol. Se trata de una adicción que afecta tanto el cuerpo como la mente de la persona, generando graves consecuencias físicas, psicológicas y sociales. Es una enfermedad que puede afectar a personas de cualquier edad, género o nivel socioeconómico, y requiere de intervención y tratamiento adecuados para su superación.

Es importante buscar tratamiento para el alcoholismo en cuanto se presenten señales de dependencia o cuando el consumo de alcohol comienza a afectar negativamente la vida de la persona.

Síntomas

Quienes padecen esta condición pueden experimentar una serie de síntomas que van más allá de un simple consumo ocasional de alcohol. Estos síntomas pueden tener un impacto negativo en su salud física, mental y en sus relaciones personales. El primer paso para buscar el tratamiento adecuado es reconocerlos.

  • Consumo excesivo y frecuente de alcohol. Las personas con alcoholismo suelen beber grandes cantidades de alcohol de manera regular, más allá de lo considerado como un consumo moderado.
  • Dificultad para controlar la cantidad de bebida. A medida que el alcoholismo progresa, la persona pierde el control sobre la cantidad de alcohol que consume. Aunque tenga la intención de beber menos, no puede hacerlo y continúa bebiendo en exceso.
  • Incapacidad para reducir o detener el consumo. El deseo de reducir o detener el consumo de alcohol se vuelve infructuoso para alguien con alcoholismo. A pesar de los intentos, la persona sigue bebiendo de manera compulsiva y no puede abstenerse de hacerlo.
  • Aumento de la tolerancia al alcohol. Con el tiempo, el organismo de una persona con alcoholismo se acostumbra al alcohol, lo que significa que necesita beber cantidades mayores para lograr los mismos efectos que antes obtenía con menos cantidad.
  • Síntomas de abstinencia. Cuando una persona con alcoholismo intenta dejar de beber o reduce su consumo, puede experimentar síntomas de abstinencia, como temblores, ansiedad, sudoración, náuseas e incluso convulsiones. Estos síntomas son una señal de que el cuerpo se ha vuelto dependiente del alcohol.
  • Descuido en las responsabilidades personales y laborales. El alcoholismo puede afectar negativamente el desempeño en el trabajo, los estudios y las relaciones personales. La persona puede descuidar sus responsabilidades y compromisos debido al consumo excesivo de alcohol.
  • Cambios de comportamiento y estado de ánimo. El alcoholismo puede provocar cambios significativos en el comportamiento y el estado de ánimo de una persona. Pueden volverse irascibles, irritables, deprimidos o mostrar cambios de personalidad cuando están bajo los efectos del alcohol.
  • Persistencia en el consumo a pesar de las consecuencias negativas. A pesar de las consecuencias negativas en la salud física, mental y en las relaciones personales, las personas con alcoholismo continúan bebiendo. Esto se debe a la fuerte dependencia y dificultad para controlar el impulso de consumir alcohol.

Prueba primera consulta gratis

Escribe el texto del bloque en la columna derecha

Pide cita

Tipos de alcoholismo

El alcoholismo es una condición compleja que puede manifestarse de diferentes maneras en las personas que lo padecen:

Alcoholismo crónico

Este tipo de alcoholismo se caracteriza por un consumo excesivo y continuo de alcohol a lo largo del tiempo. Las personas que lo padecen suelen tener una alta tolerancia al alcohol y pueden experimentar síntomas de abstinencia cuando intentan dejar de beber. El alcohol se convierte en una parte central de sus vidas y afecta negativamente su salud, relaciones y responsabilidades.

Alcoholismo agudo

A diferencia del alcoholismo crónico, el alcoholismo agudo se refiere a episodios de consumo intensivo y peligroso de alcohol en un corto período de tiempo. Estos episodios, conocidos como «atracones», pueden llevar a una intoxicación grave y pueden ser especialmente riesgosos para la salud. Las personas que padecen este tipo de alcoholismo pueden no consumir alcohol de manera regular, pero cuando lo hacen, pierden el control sobre la cantidad y los efectos adversos son evidentes.

Alcoholismo funcional

En este tipo de alcoholismo, las personas mantienen una apariencia de funcionamiento normal en su vida cotidiana a pesar de tener problemas relacionados con el consumo de alcohol. Pueden cumplir con sus responsabilidades laborales, familiares y sociales, pero dependen del alcohol para afrontar el estrés o enfrentar situaciones emocionales. Aunque su vida exterior parezca intacta, el consumo de alcohol afecta su bienestar personal y puede tener consecuencias a largo plazo.

Alcoholismo ocasional

Este tipo de alcoholismo se refiere al consumo ocasional y repetido de alcohol en situaciones específicas, como fiestas, eventos sociales o momentos de celebración. Aunque no haya un consumo regular, las personas pueden experimentar dificultades para controlar la cantidad de alcohol que consumen en estas situaciones, lo que puede llevar a comportamientos irresponsables o peligrosos. El consumo ocasional de alcohol puede convertirse en un patrón dañino si no se controla adecuadamente.

Jellinek, en su libro «La enfermedad alcohólica», clasifica el alcoholismo en diferentes tipos, entre los que destacan el alcohólico alfa, que consume alcohol para aliviar los efectos de problemas físicos o psicológicos, sin perder el control ni la capacidad de abstenerse; el alcohólico beta bebe de manera excesiva pero no desarrolla una dependencia total, experimentando problemas de salud a largo plazo; el alcohólico épsilon deja de beber durante períodos largos pero luego consume grandes cantidades en momentos específicos, poniendo en riesgo su salud; y el alcohólico gamma , que oculta su adicción y muestra problemas de salud relacionados con el consumo de alcohol.

chupito de alcohol

Fundamental apoyarse en alguien

Cuando se trata de lidiar con el alcoholismo, es fundamental comprender la importancia de contar con un sólido sistema de apoyo. Para aquellos que no están familiarizados con esta condición, puede resultar difícil entender por qué es crucial tener a alguien en quien apoyarse durante este proceso desafiante.

Existen diversas formas y tipos de apoyo que pueden ser de gran ayuda para aquellos que enfrentan el desafío del alcoholismo:

  • Apoyo emocional de familiares y amigos. Contar con el respaldo emocional de seres queridos es fundamental. Poder hablar abiertamente sobre los sentimientos, las dificultades y los logros relacionados con la recuperación puede brindar consuelo y motivación.
  • Grupos de apoyo. Participar en grupos de apoyo específicos para personas con problemas de alcoholismo, como Alcohólicos Anónimos (AA), puede ser una valiosa fuente de apoyo. Estos grupos ofrecen un entorno seguro donde los individuos comparten sus experiencias, fortalezas y esperanzas, y brindan mutuo apoyo para mantenerse sobrios.
  • Tratamiento médico y rehabilitación. En casos más graves de alcoholismo, puede ser necesario buscar tratamiento médico y rehabilitación en centros especializados. Estos programas ofrecen un enfoque integral que incluye terapia, desintoxicación supervisada y apoyo médico para ayudar a superar la adicción.
  • Apoyo comunitario. Algunas comunidades cuentan con programas y recursos específicos para personas con problemas de alcoholismo. Estos pueden incluir servicios de asesoramiento, grupos de prevención de recaídas y actividades sociales sin alcohol que promueven un estilo de vida saludable y sobrio.

Es importante recordar que cada individuo es único y puede beneficiarse de diferentes formas de apoyo. Lo crucial es reconocer que buscar ayuda y rodearse de personas que brinden apoyo positivo es un paso importante en el proceso de recuperación. La terapia online puede proporcionarte una base sólida para superar el alcoholismo y construir una vida más saludable y equilibrada.

Por qué elegir Siquia

  • Somos líderes en atención psicológica online desde 2012.
  • Primera cita informativa gratuita.
  • Terapia online desde 40 euros la sesión.
  • Equipo de psicólogos senior, con décadas de experiencia.
  • Toda la terapia que ofrecemos es por videoconferencia. 100% confidencial.
  • El mismo psicólogo te atenderá durante todo el tratamiento.
  • En Siquia no pierdes el dinero de las sesiones. Si no puedes conectarte o no estás, la sesión pasa a otro día.
  • Atención en español, inglés y catalán.
Imagen de Marcos Ramallo

Periodista especializado en comunicación online y salud mental

Comentarios

No hay comentarios | Comentar