Consejero matrimonial ¿en qué se diferencia de la terapia de pareja?

> > >
Imagen de Siquia
Pareja
Siquia
Home / Blog / Pareja / Consejero matrimonial ¿en qué se diferencia de la terapia de pareja?

Las relaciones matrimoniales suelen ir gastándose con el tiempo. Es común que se produzcan crisis o periodos de desinterés del uno respecto al otro. Pero si esta situación se alarga o se quiere prevenir y ambos desean solucionar su deterioro, la mejor opción es acudir a un consejero matrimonial que les escuchará, informará y orientará en las reflexiones de pareja.

El consejero matrimonial se diferencia de un terapeuta en que éste se centra en el presente y trabaja sobre la actualidad de la pareja. Aun así, también hace referencia a las historias personales de cada uno para entender mejor el presente.

pareja

¿Por qué acudir a un consejero matrimonial?

Lo habitual es acudir a uno cuando te das cuenta de que entre tu pareja y tú hay un problema. Gracias al consejero podrás aprender a mejorar la comunicación de los dos y encontrar respuestas a vuestras preguntas.

Se puede acudir a uno cuando se desee, tanto si la pareja ya tiene hijos como si no. Pero desde el primer momento en el que se es consciente de que existen temas de violencia, dificultad a la hora de relacionarse, afectivas o sexuales habría que acudir cuanto antes.

¿Qué hacen los consejeros matrimoniales?

Se encargan de aconsejar a la pareja para que ésta solucione sus problemas en sesiones que se realizan cada 15 días, porque es el tiempo necesario para conocer el impacto que se va a producir. El precio de éstas ronda entre los 40 y los 100 euros.

También es posible que solo uno de los dos vaya con el profesional, pero en pareja los resultados se obtendrán más rápido.

Lo primero que harán será elaborar un “plan de acción” que ayudará a:

• Establecer las prioridades de la pareja.

• Decidir qué medidas lograrán que se alcancen las metas.

• Comprender los errores para poder enfrentarse a ellos.

• Recuperar el amor y la pasión.

• Convertirse en un equipo.

• Superar los daños.

• Decidir si continuar la relación.

• Eliminar los celos.

• Originar una mayor cercanía y armonía entre ambos.

Prueba una sesión gratis

Superad vuestros problemas de pareja y separad la vida privada de la profesional con la ayuda profesional de un psicólogo.

Pedir cita

¿Es lo mismo ir a terapia de pareja que acudir a un consejero matrimonial?

Terapia de pareja, asesor matrimonial y terapeuta matrimonial hace referencia a lo mismo. Todos ellos describen el mismo proceso, lo único que cambia es el tipo de profesional que desarrolla la terapia.

La diferencia entre la terapia de pareja y un proceso terapéutico individual es que el foco de atención, del proceso diagnóstico y terapéutico es la pareja, y no un individuo concreto diagnosticado con un problema psicológico específico.

¿Cómo sé si definitivamente tengo que acudir a un consejero matrimonial?

La mejor manera de conocer si hay que acudir a un psicólogo es analizar la relación, para ello hay cuatro métodos

Evaluar la relación. Los principales signos que señalan que hay que ir a terapia en pareja son:

– Si sientes desesperanza, falta de interés, furia…

Si la confianza entre ambos no es algo vital. Algunos de los síntomas de que ésta no existe es: revisar el teléfono de la otra persona, prohibirle salir con amigos, guardarse secretos, etc.

Si no estás satisfecho con su vida sexual. Es normal que haya periodos de menor actividad sexual, pero deben ser temporales. Si la pareja se encuentra insatisfecha, lo mejor es comunicarse.

Desdén. Uno debe ver al otro como su igual. Si por ejemplo, uno cree que el otro es más inteligente que el otro o se suceden habitualmente gritos

Abordar los problemas de comunicación entre la pareja:

Si hay discusiones constantes y hay un tema que siempre se debate.

Si no se discute. Esto podría revelar que hay problemas de los cuales no hablan.

Si hay diferentes intereses en cuanto a los valores, la profesión de la pareja, las creencias religiosas, etc.

– Si se es víctima de abuso físico o emocional. Lo más adecuado es acabar cuanto antes con la relación y contactar con las autoridades.

Afrontar las crisis:

– Si va a haber separación.

Si uno o ambos han sido infieles. A pesar de contar con la ayuda de un profesional requerirá de mucho tiempo y compromiso.

–  Si uno sufre una enfermedad mental como depresión o ansiedad.

–  Si la relación se ha visto afectada por el fallecimiento de alguien, una enfermedad, un robo, etc.

  Si la paternidad causa tensión.

–  Si se tienen dificultades económicas

Comunicarse con la pareja:

– Para resolver o encontrar el problema se debe buscar un momento tranquilo para conversar. Si se quiere ir a terapia, la decisión deberá ser mutua y ambos lo deberán buscar.

  Hay que escuchar que siente el otro en torno a su relación.

– Se debe determinar la razón por la que se quiere solicitar terapia matrimonial.

–   Y tienen que decidir qué hacer para salvar la relación, si ambos lo desean.

Comentarios

No hay comentarios | Comentar