`Job crafting´: la alternativa para rediseñar tu puesto de trabajo

> > >
Imagen de Siquia
Talento
Siquia
Home / Blog / Talento / `Job crafting´: la alternativa para rediseñar tu puesto de trabajo

Muchas han sido las veces que hemos escuchado decir a alguien que no está a gusto en su trabajo, e incluso, probablemente, lo hayamos dicho alguna vez. Pero seguramente despierte tu interés saber que hay una técnica con la que es posible que acomodes con un gusto personal el puesto donde desarrollas tu trabajo. Partiendo de ese punto, todas las perspectivas cambian, ya que existe la posibilidad de cambiar todas esas labores que te aburren, o que te suponen un peso realizarlas, por algo que te promueve una autentica pasión por lo que haces. Ojo, esto no quiere decir que todas las tareas te aburran, por supuesto que hay algunas que no es necesario mejorar.

El ‘job crafting’ se basa en todo esto, en identificar cuáles son todas esas tareas que no somos capaces de desempeñar con mucho entusiasmo para que no supongan un inconveniente mientras que estamos en nuestra jornada laboral.

¿Te parece interesante verdad? Pues si quieres saber más y no perder detalle sobre esta metodología quédate leyendo las siguientes. Estarás invirtiendo bien tu tiempo si lo que quieres es mejorar en tu puesto laboral.

¿Qué es el job crafting?

Job crafting es un término anglosajón, desconocido para muchos de vosotros, compuesto de las palabras `job´ que significa `trabajo´ y de `crafting´ que significa `elaboración´, por lo tanto, la unión de estas equivale a `elaboración de trabajo´. También se dice que `craft´ tiene cierta relación con el arte, lo que nos lleva a pensar que esta técnica tiene que ver con eso, que hay que hacer arte de nuestro puesto de trabajo. De esta manera, seremos empleados interesados y apasionados por nuestro trabajo.

El término se acuñó en 2001 por Amy Wrzesniewski, profesora en la Universidad de Nueva York.

“Proponemos que los empleados que modifiquen sus puestos de trabajo, cambiando las tareas y las relaciones con otros empleados. Estas nuevas configuraciones cambiarán el diseño y el ambiente laboral, pero, a cambio, modificarán el significado del puesto de trabajo y el compromiso del empleado”.


Amy Wrzesniewski

Es un procedimiento que nos permite modificar nuestro trabajo de tal modo que se acondicione a la manera en la que realizamos nuestras tareas durante la jornada laboral. Cada uno de nosotros somos únicos, poseemos una serie de intereses, puntos fuertes y puntos débiles propios, por lo que es necesario tener en cuenta estas características para poder llevar a cabo esta técnica de manera eficiente y sentir que tenemos el trabajo ideal con el que siempre habíamos soñado.

Cada vez son más las personas que se unen a esta nueva alternativa, ya que consiste en una práctica de autoevaluación que te permite gestionar el tiempo, las tareas y la productividad. No es cuestión horarios, sino que va más allá.
No cabe duda de que esto es un desafío para las empresas. Pocas son las empresas que, en la actualidad, han decidido embarcarse en esta tendencia para llamar la atención y mantener el ingenio a su favor.

Áreas del Job crafting

Esta nueva tendencia busca establecer una relación equitativa y de concordancia entre el ámbito laboral y el personal. Que no hay que ajustarse a una serie de normas que no van a ser productivas. Por tanto, es de vital importancia tener en cuenta tres aspectos claves de nuestro día a día si se quiere rediseñar el puesto de trabajo. Se basan en:

  • Tareas o Task Crafting: dependiendo de las aptitudes de cada empleado, se pueden modificar las responsabilidades adaptándolas a las capacidades de cada uno. Renovar, maximizar o minimizar el ámbito de trabajo y la forma en que se desarrollan las actividades puede ser un punto favorable para incrementar los estímulos de los trabajadores. De este modo, se podrá sacar mayor partido a la jornada laboral ya que la productividad se enriquece y se reducen el tiempo y esfuerzo empleado.
  • Relaciones o Relational Crafting: mejorar las relaciones e interacciones existentes entre los profesionales de distinto nivel. De esta forma, los empleados son más consciente de los efectos positivos o negativos que se producen al comunicarse con los demás. Cuando hay una incidencia positiva, la satisfacción mejora, por lo que todas las partes se beneficiarán y darán lo mejor de sí mismas.
  • Percepciones o Cognitive Crafting: cambiar las percepciones de lo que un trabajador lleva a cabo en su día a día y con qué finalidad. Es de vital importancia buscar la parte positiva como por ejemplo qué es lo que más te gusta, lo que odias, en qué tareas pones más ganas… Es una buena forma de dejar de ver las relaciones y tareas como una rutina.

En base a estos tres elementos es necesario saber cuáles son las motivaciones, puntos fuertes y pasiones para poder modificar y adaptar las tareas para conseguir incrementar la satisfacción del trabajo que se desarrolla.

Pide una propuesta personalizada

Fomenta el bienestar de tu compañía a través de la implementación de buenas prácticas que mejoren la salud emocional de tus empleados. En Siquia ofrecemos planes personalizados para Compañías. Pídenos información y realizamos una consultoría para ayudarte.

Pedir más información

La responsabilidad de las empresas

La lealtad de un profesional con su puesto de trabajo requiere, en gran medida, que su presencia y colaboración sean lo más satisfactorias posibles. Las nuevas generaciones no solo buscan un empleo con unas condiciones dignas que les permitan vivir adecuadamente, sino que van más allá. Buscan la realización personal, el entusiasmo, desenvolverse mejor en base a sus inquietudes y fomentar sus aptitudes.

El camino hacia la fidelización no es solo su labor, sino que también tiene que intervenir la empresa.  Por tanto, a la hora de hacer frente a cada situación de manera efectiva, los cargos directivos deben transmitir a los empleados la importancia de sus tareas, y, para conseguirlo, es recomendable tener en cuenta dos aspectos:

  • Rediseñar los puestos de trabajo: enriquecer las condiciones rehuyendo de la rutina.  Trasladar la idea de que el desempeño de las funciones tiene un gran impacto dentro de la empresa. De esta forma, habrá más dinamismo y la jornada será más satisfactoria.
  • Crear puestos de trabajo personalizados: acordar de manera personal el acondicionamiento de un lugar y sus tareas para que se aproxime a lo que sería el trabajo perfecto. Este proceso, en ocasiones, con modificar pequeños detalles es suficiente para conseguir buenos resultados.

Ventajas de aplicar esta técnica

Como se ha mencionado anteriormente, cada uno de nosotros somos únicos y poseemos una serie de intereses, puntos fuertes y débiles y que hay que tener en cuenta a la hora de aplicar este procedimiento y que sea eficiente.

Apostar por esta alternativa conlleva a que el equipo tenga la capacidad suficiente para desempeñar mejor las labores, tanto a nivel grupal como individual en el día a día.  En consecuencia, las ventajas más relevantes son:

  • Provoca que los empleados tengan la sensación de mantener el control sobre sus decisiones en vez de pensar que todo premeditado por la directiva de la empresa.
  •  Establece un equilibrio entre los valores personales con los profesionales, incidiendo en un trabajo con más sentido y estableciendo una conexión con la satisfacción del trabajador. Además, mejora el sentimiento de conexión y agradecimiento con el resto de los compañeros.
  • Aumenta el desempeño: poseer una actitud proactiva aumenta la innovación y los resultados.
  • Refuerza el compromiso: al hacer hincapié sobre nuestros puntos fuertes y en lo que nos gusta hacer, la satisfacción mejora.

Los nuevos talentos que se incorporan al mercado laboral marcarán el camino para “crear” un puesto de trabajo adaptado que atrape la motivación, el entusiasmo y la pasión de mantener una relación de equilibrio, a largo plazo entre el empleado y la empresa.

Es posible que en algunas empresas sea difícil de implantar porque está dando sus primeros pasos. No obstante, si miramos hacia el futuro es posible que sea una tendencia que ha llegado para quedarse. Por tanto, hay que verla como una inversión futura que permita mejorar en todos los aspectos.

Y tú, ¿estás dispuesto a modificar tu puesto de trabajo?

Pedir cita

Comentarios

No hay comentarios | Comentar