Mi pareja no sabe si quiere estar conmigo

> > >
Imagen de Paula Parra Maté
Pareja
Paula Parra Maté
Home / Blog / Pareja / Mi pareja no sabe si quiere estar conmigo

Como en todas las relaciones, hay subidas y bajadas. El problema aparece cuando uno de los dos miembros de la pareja empieza a cuestionarse si quiere estar con el otro.

Dentro de una pareja en la que ocurre esto, siempre hay uno de ellos que, por supuesto, sufre más y su vida se vuelve un infierno basado en la ansiedad y en la angustia esperando a que la otra persona se decida.

El dolor de la incertidumbre

Como ya hemos mencionado en otros artículos, una ruptura de pareja puede causar los mismos sentimientos que si perdiéramos a un ser querido para siempre. De todas formas, la intensidad del dolor depende de las personas ya que las variables implicadas son muchas.

La forma en la que se comunica la decisión de dejarlo o las palabras elegidas para expresarlo pueden retrasar o facilitar la elaboración posterior del duelo de la persona afectada.

Si la persona que decide romper no es lo suficientemente clara y es ambiguo en sus motivos, el mensaje que transmitirá resultará confuso, algo que puede crear expectativas de reconciliación con la pareja en algún momento.

Las rupturas de este tipo, que no se cierran del todo y se quedan entreabiertas son las peores ya que pueden provocar unos síntomas depresivos, ansiógenos y obsesivos tiempo después de dejarlo, ya que, la otra persona sigue pensando que van a volver y tiene que cerrar una etapa y un duelo que en realidad no lo parece.

Mensajes que utiliza nuestra pareja cuando no sabe lo que quiere

Cuando ocurre una situación así, lo más normal es preguntarse qué hemos hecho mal o qué ha pasado para llegar a esta situación. Repasas los mensajes una y otra vez, buscando entre ellos alguna conclusión que no te deje con la incertidumbre, pero no lo entiendes.

Cuanto más los lees peor porque cada vez sacas distintas conclusiones y esos mensajes te hacen dudar más y más, son incongruentes, se contradicen y al final no sabes si pensar que vais a volver o la historia finaliza ahí.

Algunos mensajes de este tipo son:

  • “Tengo dudas, te dejo, pero igual en un futuro podemos volver”
  • “No sé lo que quiero, pero necesito dejarlo»
  • “No sé si eres lo que quiero, hay veces que me siento muy bien contigo, pero otras en las que no puedo estar contigo. Prefiero dejarlo”.
  • “No puedo decirte nada más. Todo puede pasar, pero ahora no sé decirte”

Estas frases son tan ambiguas porque no sabemos si en un futuro esa persona va a querer volver. Si quieres a esa persona lo más normal es que esperes hasta que se decida a volver con una incertidumbre y un sufrimiento constante que no te deja ser feliz.

Siempre pensamos en la única posibilidad que hay y nos aferramos a ella, aunque con estos mensajes es difícil ya que no sabemos que hacer para que aparezca esa posibilidad.

¿Qué hacer cuando tu pareja te deja pero no es del todo clara y te da esperanzas de volver en un futuro?

Cuando una persona te deja y luego te dice que no descarta la opción de volver en un futuro porque tampoco lo tiene claro corres el peligro de quedarte bloqueado en un sinvivir, estando así en una espera constante y condicionando tu bienestar. Cuando el presente es no pero el futuro es puede hace que tengamos esperanzas y decidamos no pasar esa página, esperamos a una persona que quizás nunca vuelva, retrasando esa etapa de “pasarlo mal” pensando que igual no hace falta pasarla.

Si al final vuelve habrás estado un tiempo de incertidumbre y sufrimiento constante para luego estar feliz.

Si desde un primer momento no va a volver o no lo sabe, pero tú pasas página, lo pasarás mal al principio y luego estarás feliz.

Por último, si no sabe si va a volver y al final no vuelve habrás estado mal por la incertidumbre de saber o no si va a volver y finalmente volverás a pasarlo mal porque no volverá.

Prueba una sesión gratis

Descubre cómo la terapia de pareja online te ayuda a superar las dificultades de tu relación.

Pedir cita

La decisión es tuya

Ante esta situación lo mejor es que decidas tú, tienes que mirar por tu bienestar ¿o es que prefieres sufrir por una persona que no va a volver?

A pesar de que esta idea te de miedo, tendrás el control de la situación. Imagínate que estas esperando a que vuelva con ese sufrimiento constante, y al final no vuelve. Todo ese tiempo le habrás perdido y además te llevarás un dolor aun mayor.

En cambio, si decides tener el control de la situación y hacer lo que quieras, sin esperar, te dolerá al principio, pero luego ya no. Lo más probable es que esa persona vuelva, pero esta vez decidirás tú si quieres volver o no.

¿Cuánto más tengo que esperar?

Si estás en una situación así lo más habitual es que te preguntes hasta cuándo tienes que esperar.

Pero verdaderamente te tienes que cuestionar lo siguiente:

  • ¿Por qué aguantar este desequilibrio?
  • ¿Por qué si la otra persona me ha dejado y está tomándose ese tiempo de forma pasiva, yo tengo que sufrir?
  • ¿Es que no te mereces que te elijan con la misma seguridad que lo harías tú?
  • ¿Por qué conformarme con alguien que no sabe si quiere estar conmigo cuando yo lo tengo claro?

Lo que hay que tener claro es que nos tienen que querer por libertad. Si atosigamos a esa persona preguntándola constantemente que si quiere volver lo más probable es que si vuelve sea por pena, por nostalgia, por culpabilidad o porque no encuentre a nadie y sea por descarte.

Tenemos que pensar en nosotros mismos y tener más amor propio. De esa forma no nos conformaremos con un “igual en un futuro volvemos”, te conformarás con una persona que te elija desde la determinación y el compromiso, por alguien que apueste por ti y por vuestra relación.

No hablamos de obligar a nuestra pareja o expareja a que tome la decisión de estar con nosotros. No podemos exigir una respuesta concreta (aunque nos gustaría), ni coaccionarle, persuadirle e insistirle esperando a escuchar una respuesta que nos dé esperanzas.

¿Cómo prefieres que te elijan? ¿Desde la determinación o desde la ambigüedad?

Hay algo que sí que podemos hacer y es tener el derecho de cómo queremos que nos elijan. Ante estas situaciones, no podemos insistir a nuestra expareja y acabe volviendo por pesadez o por pena. Es tiempo para pensar en ti, en lo que quieres, en lo que necesitas y, sobre todo, en lo que te mereces.

Nadie sabe si volvéis cuanto duraréis, pero sí tendrás la garantía de que si te elije es por determinación y por voluntad, no por ambigüedad.

Ante esta situación sentiremos dolor, impotencia, confusión, etc. Todos nos merecemos que nos elijan como lo haríamos nosotros. Si no sabe si te quiere, es porque no te quiere.

Cuando una persona te dice que no sabe si quiere estar contigo es porque en realidad no quiere estar. Cuando queremos a alguien por encima de todo, a pesar de las discusiones y los malos momentos, las personas tienen claro que quieren estar juntas. Si aparece esa incertidumbre y esa duda de no saber si queremos estar con la persona que tenemos a nuestro lado es porque en realidad no. Si queremos a alguien no los lo cuestionamos.

El psicólogo Walter Riso deja una reflexión sobre el amor recíproco: “Si alguien duda que te ama, no te ama. A los enamorados hay que frenarlos, no empujarlos. “No estoy seguro” o “Necesito tiempo”, son algunas de las expresiones del titubeo afectivo. Cuando el amor hace mella nos atraviesa de lado a lado como un choque eléctrico, es una evidencia que se sustenta a sí misma, no cabe la duda. En esto se parece al orgasmo: si alguien no está seguro de que lo tuvo, no lo tuvo.”

Nadie se merece vivir en un sufrimiento constante pendientes de una persona que no sabe si quiere estar con nosotros y menos cuando nosotros sí lo tenemos claro.

Si te encuentras en una situación así y no sabes lo que hacer, nuestros psicólogos de Siquia te ayudarán. Además, la primera sesión es gratis.

Imagen de Paula Parra Maté

Periodista especializada en comunicación online y psicología

Solicitar cita

Comentarios

Ver 2 comentarios | Comentar