Obesidad infantil: una enfermedad cada vez más presente

> > >
Imagen de Sara Pascual
Actualidad
Sara Pascual
Home / Blog / Actualidad / Obesidad infantil: una enfermedad cada vez más presente

Si tienes hijos, lo que más te importa en el día a día es su salud y su bienestar, es por ello que quieres que haga ejercicio, tenga buenas amistades y una dieta saludable, sin embargo, hay veces que nos descuidamos y puede pasar factura. Comprar alimentos altos en calorías como bollería industrial, comida ultraprocesada, refrescos llenos de azúcar… puede producir un aumento de peso difícil de controlar si esto se toma como costumbre.

La obesidad infantil es una enfermedad cada vez más común en nuestro país, es por ello que prevenirla y poder dignosticarla a tiempo, ayudará a que tu hijo crezca sano y con gran vitalidad. Quédate en este artículo para conocer todo lo que necesitasa sobre obesidad infantil.

¿Qué es la obesidad infantil?

Cuando hablamos de obesidad infantil hay que tener muy presente que no cualquier cifra que indique sobrepeso se la puede considerar sinónimo de obesidad. Los niños están en edad de crecimiento y desarrollo, es por ello que existe mucha diferencia entre unos y otros, pudiendo conocer la medida con el Índice de Masa Corporal (IMC) dividiendo los kilogramos de peso por el cuadrado de la estatura en metros.

España es uno de los países de la Unión Europea con mayor prevalencia de obesidad y sobrepeso infantil. En el año 2022, el 34,9% de los niños entre 8 y 16 años están diagnosticados con obesidad o sobrepeso, porcentaje que asciende al 40,6% en el rango de edad de 6 a 9 años. Cifras alarmantes teniendo en cuenta que se trata de un tipo de enfermedd que, en la mayoría de los casos se puede prevenir.

El Gobierno ha puesto en marcha un Plan Nacional para la Reducción de la Obesidad Infantil, con el objetivo de reducir un 25% la obesidad infantil en esta década, desde 2020 hasta 2030, incluyendo 200 medidas y cuatro mecanismos con indicadores y metas.

comida basura envejecimiento

Causas de la obesidad infantil

Cada personas es diferente y es capaz de desarollar una enfermedad por distintos motivos pero, en el caso de la obesidad infantil, existen factores de riesgo que suelen ser determinantes para que el pequeño desarrolle esta enfermedad.

Factores de riesgo

  • Alimentación. La principal causa de un gran aumento de peso en un niño es llevar una dieta poco saludable. Los alimentos altos en calorías siempre son más apetecibles y más fáciles de comer. Las comidas rápidas, la bollería industrial y las golosinas son los alimentos que producen una subida de peso. Además, las bebidas como los refrescos o las bebidas isotónicas son cada vez más causantes de la obesidad en algunas personas. Preparar comidas saludables puede ser igual de sencillo que comprar comida procesada, párate y piensa que, a la larga, tu hijo te lo agradecerá
  • Factores familiares. Si en la familia hay alguien que ya presenta sobrepeso, las probabilidades de que el niño lo sufra, aumentan. Además, lo comentado en el apartado anterior va muy ligado a este ya que, en un familia, las comidas son las mismas para todos los integrantes por lo que, si los padres tienen obesidad debido a la alimentación, los hijos, con total probabilidad, seguirán esos pasos.
  • Falta de ejercicio. Una vida sedentaria hace que no se quemen calorías, por lo que, si no hace ejercicio, tendrá más probabilidades de aumentar de peso. A día de hoy los niños prefieren jugar a videojuegos o estar con el móvil tirados en el sofá, es responsabilidad de los padres apuntarles a actividades extrescolares para que aumenten su actividad física.
  • Factores socieconómicos. Existen muchas familias con recursos económicos limitados y que no pueden acceder con facilidad a los supermercados. Esto conlleva a elegir comida procesada para no desperdiciar comida que pueda acabar en mal estado. Esto se suma a la imposibilidad de poder practicar algun deporte por el coste que supone la matrícula.
  • Factores psicológicos. El estrés suele ser uno de los grandes causantes a la hora de producirse atracones de comida, con el fin de canalizar las emociones. Es muy probable que los padres tengan tendencias similares y el niño las imite en situaciones parecidas.
  • Medicamentos. Hay medicamentos que pueden aumentar el riesgo de obesidad, aunque hayan sido recetados por el médico. Algunos de ellos son: la prednisona, la paroxetina (Paxil), el propanolol (Inderal, Hemangeol) o el litio.

Consecuencias

Todas estas causas dan como resultado un aumento de peso en el niño que genera obesidad, pero además, las complicaciones físicas puedes incluir:

  • Problemas respiratorios. El asma es una enfermedad más propensa para niños que sufren sobrepeso. Además, tienen mayor tendencia a desarrollar apnea obtructiva del sueño, un trastorno grave en el que la respiración del niño se detiene y comienza repetidamente durante el sueño.
  • Diabetes Tipo II. Se trata de una enfermedad crónica que afecta la forma en la que el organismo usa el azúcar del niño. Un estilo de vida sedentario aumenta el riesgo de desarrollar esta enfermedad.
  • Dolor articular. El cuerpo de un niño no está preparado para cargar con ese peso extra. Las caderas y las rodillas se resienten, causando dolor y en muchas ocasiones lesiones.
  • Enfermedad del hígado graso no alcohólico. Generalmente no produce síntomas pero, este trastorno hace que se acumulen depósitos grasos en el hígado, generando daño y cicatrices a este.
  • Colesterol alto y presión arterial alta. Estos factores pueden ayudar a la acumulación de placas en las arterias causando que estas se estrechen y se endurezcan. Esto puede generar a largo plazo ataques cardíacos.

Problemas psicológicos. Las consecuencias de la obesidad infantil no son solamente físicas, también dejan huella psicológica en el niño. Actualmente, cada vez son más los casos de acoso escolar y los niños con sobrepeso suelen ser los más afectados. Las burlas por parte de sus compañeros suelen derivar en una baja autoestima y un sentimiento de rechazo, lo que más tarde deriv en depresión y ansiedad.

Prevención

En el momeno en el que te das cuenta que tu hijo está aumentando de peso descontroladamente, buscar una opción para frenarlo es indispensable. Lo que hay que hacer es implementar una serie de medidas que sirvan para cuidar su salud y garantizarles un buen futuro.

Existen multitud de opciones que llevar a cabo. Un informe llamado ‘Riesgo cardiovascular desde la infancia’ recoge algunos de estos consejos, que pueden resumirse en llevar una actividad física semanal; la posibilidad de mantener abiertas las instalaciones deportivas los fines de semana para que pueda acudir todo el mundo o que los centros escolares pongan el deporte como algo principal, donde lleven a cabo un seguimiento de comidas y ejercicios.

Tratamiento psicológico

Son muchos los problemas y trastornos psicológicos que surgen a raíz de las enfermedades de sobrepeso y obesidad. Cuando se trata de obesidad infantil, además de acudir al médico y a un nutricionista, pedir ayuda psicológica es lo más conveniente para que la salud mental del pequeño esté bien y, a la larga, no le queden secuelas.

Un psicólogo le ayudará a controlar lo que se le pase por la cabeza a la hora de comer, a dominar la ansiedad y sobre todo, a afrontar el día a día con energía y con ganas de empezar ese cambio de vida que tan necesario es para su salud. En Siquia contamos con equipo de psicólogas con más de 10 años de experiencia, que pueden ayudar a tu hijo a construir su nueva rutina diaria.

Por qué elegir Siquia

  1. Somos líderes en atención psicológica online desde 2012.
  2. Primera cita informativa gratuita.
  3. Terapia online desde 40 euros la sesión.
  4. Equipo de psicólogos senior, con décadas de experiencia.
  5. Toda la terapia que ofrecemos es por videoconferencia. 100% confidencial.
  6. El mismo psicólogo te atenderá durante todo el tratamiento.
  7. En Siquia no pierdes el dinero de las sesiones. Si no puedes conectarte o no estás, la sesión pasa a otro día.
  8. Atención en español, inglés y catalán.

Comentarios

No hay comentarios | Comentar