Problemas y trastornos psicológicos derivados de la obesidad y el sobrepeso

> > >
Imagen de Siquia
Actualidad
Siquia
Home / Blog / Actualidad / Problemas y trastornos psicológicos derivados de la obesidad y el sobrepeso
Psicólogos online

La Obesidad y el Sobrepeso no solo son enfermedades que conllevan graves problemas de salud física, sino que también conllevan problemas psicológicos que en la mayoría de los casos, los pacientes no saben cómo controlar.

Dichos trastornos psicológicos varían de una persona a otra y dependiendo del paciente, las causas son múltiples y variadas.

1. Falta de motivación

En muchos casos de Obesidad y Sobrepeso, el paciente reconoce y es consciente de que tiene una enfermedad grave y que ésta le ocasiona otros problemas de salud (diabetes, hipercolesterolemia, hipertensión, problemas óseos…), sin embargo, no encuentra la motivación suficiente para llevar a cabo un programa de adelgazamiento saludable compuesto por tratamiento médico, nutricional y deportivo.

Para el paciente obeso, el hecho de pensar el esfuerzo que requiere este tipo de programas, provoca que ni siquiera intente llevarlo a cabo porque la recompensa (bajada de peso y mejora de la salud) está demasiado lejos y en cambio, comer y mantenerse tal y como está, es más satisfactorio a corto plazo.

2. Frustración

La falta de motivación lleva al paciente obeso a experimentar sentimientos intensos de frustración debido a la escasez de recompensas después del esfuerzo realizado.

En todos los casos de obesidad, la pérdida de peso es, y debe ser, lenta y progresiva, sobre todo al principio, para garantizar no volver a recuperar el peso perdido, pero este hecho supone que el paciente obeso se impaciente y quiera ver resultados positivos desde el principio; el paciente obeso desea que su trabajo y el enorme esfuerzo que realiza modificando dietas, controlando la comida y haciendo ejercicio físico, se manifieste en la báscula rápidamente, y cuando no lo consigue o la pérdida de peso no es suficiente,el paciente se impacienta, siente frustración y corre el peligro de abandonar el tratamiento debido a la escasez de resultados.

‘’Sé que tengo que bajar de peso para mejorar mi salud, pero no sé cómo hacerlo y sólo de pensarlo me agoto. No tengo fuerzas para soportar tanta disciplina’’

Paciente obeso.

3. Ansiedad

La ansiedad en el paciente obeso puede producirse por distintas causas y mantenerse en distintos grados según las características personales de cada paciente.

Una causa común de ansiedad en los pacientes con Sobrepeso y Obesidad suele ser precisamente, lo que provoca que tengan exceso de peso, es decir, en muchos casos, los pacientes obesos comen para calmar la ansiedad que sufren debido a otras causas (estrés laboral, problemas o cargas familiares…), e intentan remediarla comiendo lo primero que les apetece y a cualquier hora, es decir, abusan del picoteo. Han aprendido a calmar la ansiedad mediante la comida, desean controlarlo y pararlo, pero no pueden, convirtiéndose esto en un problema para lograr bajar de peso.

Otra causa de ansiedad, que además puede convertirse en ansiedad crónica, es la que se produce por el mantenimiento prolongado de las situaciones de frustración comentadas en el punto anterior. Si el paciente obeso espera resultados positivos y rápidos en la pérdida de peso, y éstos no se producen, la ansiedad aflora y puede dar lugar a desmotivación e incluso abandono del tratamiento.

Por otra parte, durante el programa de tratamiento para la pérdida de peso en la que el paciente tiene que adaptarse a la educación alimentaria propuesta por el médico y/o el nutricionista, en el que debe controlar qué come y en qué cantidades, en ocasiones provoca que el paciente vea la comida como ‘’tentaciones’’ que debe vencer y el sólo hecho de tener que evitarlas le supone un estado de ansiedad incontrolable y que en muchos casos suele acabar en picoteo o atracón.

‘’No puedo controlarme, me pongo muy nervioso y al final termino comiendo lo primero que pillo. Es horrible, nunca conseguiré adelgazar’’.

Paciente obeso

4. Baja autoestima y aislamiento social

La baja autoestima es un rasgo muy común que podemos encontrar en los pacientes obesos o con sobrepeso porque en la mayoría de los casos, los pacientes manifiestan no sentirse en sintonía con su cuerpo.

Las causas de la baja autoestima en pacientes obesos son distintas, y se producen por el cúmulo de situaciones con las que conviven día a día como por ejemplo notar que no pueden comprar la ropa que les gustaría porque en los comercios no disponen de tallas para su peso, la imposibilidad de realizar ciertas tareas o distintos tipos de deportes, las mofas por parte de compañeros, familiares o amigos respecto a su tamaño, y así múltiples situaciones que el paciente obeso va guardando en su personalidad y lo único que consiguen es mermar la capacidad de las personas obesas para valorarse y sentirse motivadas. Si bien, hay personas con sobrepeso que no necesariamente tienen problemas de autoestima y el exceso de peso no supone para ellas ningún problema.

De la mano de la autoestima van las relaciones familiares y sociales.

Si una persona no se valora y cree que no sirve para nada, o que no da la talla en determinadas situaciones, difícilmente va a sentirse pleno o plena en compañía de otras personas.

Este hecho no sucede en todas las personas obesas por igual, pero durante mi experiencia en consulta con este tipo de pacientes, he podido observar que muchos de ellos evitan salir con amigos o compañeros, sobre todo a eventos en los que está presente la comida, como cenas o comidas de empresa, etc., puesto que creen que no van a ser capaces de controlar lo que comen y que pueden llegar a ser el hazmereír de sus amigos y compañeros, aunque esto obviamente no tiene por qué ser así, porque, afortunadamente, quiero pensar que la sociedad está evolucionando y que cada vez con menos frecuencia se abochorna y estigmatiza al obeso con rechazo e insultos, pero aún así, las personas obesas tratan de evitar este tipo de situaciones.

Además de situaciones donde está presente la comida, las personas con obesidad o sobrepeso con baja autoestima y que se sienten muy acomplejadas, también evitan situaciones sociales en las que tengan que exponer su cuerpo de forma clara o que requieran ciertas habilidades físicas, por ejemplo, ir a la playa, a una excursión, a bailes, ciertos deportes, etc.

Psicólogos online

Haciendo referencia a la obesidad infantil, el niño obeso puede sentirse muy mal si a causa de su peso y aspecto sufre insultos y vejaciones en el colegio por parte de sus compañeros. Esto es especialmente peligroso, pues en la infancia formamos nuestra particular visión del mundo y es la época del desarrollo donde se forja nuestra personalidad, por lo que el niño que de pequeño sufre insultos y mofas por tener sobrepeso, tiene más posibilidades de desarrollar una personalidad con baja autoestima en la adolescencia y terminará afectando al resto de su vida.

Recomiendo que en casos de obesidad infantil se detecte si existe algún tipo de acoso por parte de los compañeros en el colegio o no, y se pongan en marcha las acciones oportunas para que el niño o niña sufra lo menos posible psicológicamente.

‘’No puedo ni subir cinco escaleras seguidas porque me canso. Ya no valgo ni para eso’’

‘’Soy una gorda. No me queda bien la ropa, y lo peor de todo es que mis conocidos no paran de recordarme lo rellena que estoy. Soy patética.’’

Pacientes obesos.

5. Trastornos del ánimo

Aunque menos frecuente, también existe la posibilidad que el paciente obeso (ya sea niño o adulto), presente síntomas de trastornos del ánimo como depresión o distimia.

En estos casos, el paciente vive inmerso en un sentimiento de desánimo o tristeza profundo debido a la acumulación de pensamientos negativos respecto a su figura o su personalidad, la baja autoestima o incluso sentimientos de vergüenza o culpa.

6. Otros problemas psicológicos en el obeso

Por último, se hace necesario nombrar ciertos problemas psicológicos que también pueden surgir a consecuencia de padecer Obesidad o Sobrepeso, estos son: sentimientos de vergüenza, distorsión de la imagen corporal o culpa.

Sobre la autora del artículo

Mari Carmen Nevado, psicóloga colegiada núm AO 07757, están especializada en trastornos de la conducta alimentaria  así como en trastornos de ansiedad y del estado de ánimo. Durante su carrera como psicóloga clínica ha tratado, sobretodo, a pacientes con trastornos derivados de la obesidad o el sobrepeso. Aplicando una terapia cognitivo-conductual, ofrece tratamiento psicológico también a todo aquél que lo necesite y sienta que tiene un problema en una área determinada de su vida.

Comentarios

Ver 9 comentarios | Comentar