Tratamiento psicológico para la adicción a la ketamina

> > >
Imagen de Siquia
Adiccion
Siquia
Home / Blog / Adiccion / Tratamiento psicológico para la adicción a la ketamina

“Special K”, “Kit Kat” o “Polvo K” son algunos de los sobrenombres que recibe el clorhidrato de Ketamina, una droga disociativa con potencial alucinógeno. Aunque inicialmente ha sido una sustancia empleada en medicina y veterinaria como anestésico general, en los últimos años ha aumentado su consumo con fines recreativos lejos de cualquier marco legal. De hecho, se consigue en el mercado negro.

Como droga supone un atractivo por sus potentes efectos alucinógenos: provoca cuadros disociativos en los que los individuos perciben que su mente se separa de su cuerpo e incluso que son capaces de observar su cuerpo desde el exterior, tal y como ocurre con algunas experiencias cercanas a la muerte.

Aunque en sus usos clínicos se aplica por vía intravenosa, como droga se presenta en forma de polvo para esnifar, como pastilla para tomar oralmente o como líquido que se puede inhalar. Además es habitual combinar esta sustancia con otras como cocaína, las anfetaminas, metanfetamina, MDMA y efedrina, lo que dificulta superar su adicción.

¿Qué es la Ketamina?

La ketamina o clorhidrato de ketamina es un fármaco usada como anestésico en medicina por su efecto depresor del Sistema Nervioso Central.  Sin embargo, también es usada como droga recreativa debido a sus efectos psicoactivos.

Esta droga tiene varios efectos adversos:

  • Genera tolerancia en poco tiempo. La persona que la consume necesita subir la dosis con frecuencia para notar los efectos.
  • Tiene un alto potencial adictivo. El consumo provoca rápidamente el desarrollo de una adicción
  • Tiene efectos alucinógenos y depresores. Por lo general, estos efectos son los que llaman la atención de quienes lo consumen de forma recreativa, y se suele infravalorar los riesgos del tomarla.

Usos de la ketamina

La ketamina es una droga que puede ser consumida de diversas maneras, dependiendo del uso que se le quiera dar. Esta sustancia puede ser inyectada por vía intravenosa o intramuscular, esnifada o, aunque no es lo más común, ingerida. Cuando se inyecta en vena, sus efectos se hacen presentes de manera casi inminente, en tan solo unos treinta segundos ya comienzan a notarse.

Los efectos son de corta duración, suelen durar entre dos y tres horas, aunque en ocasiones pueden ser incluso de quince minutos. No obstante, el cuerpo tarda uno o dos días en recuperarse por completo después de su consumo.

Los usos más frecuentes:

Anestésico médico en personas

Suele administrarse para procesos médicos dolorosos, como curas o tratamientos de quemaduras graves. También es utilizada para inducir la anestesia general en intervenciones quirúrgicas cortas, especialmente en pacientes que no colaboran con los médicos durante el proceso.

Anestésico médico en animales

En el sector veterinario, la ketamina es utilizada para atrapar y contener animales salvajes, manipular a los que se deben estudiar o tratar en laboratorios y clínicas, así como para inducir la anestesia en caballos, lo que ha resultado ser una forma muy segura y eficaz de hacerlo.

ketamina adiccion

Excepcionalmente en casos de depresión grave

En casos muy específicos de depresiones graves, se puede recurrir a un derivado de la ketamina llamado esketamina, que se inyecta o se administra con un aerosol nasal en dosis controladas y bajo la supervisión de un médico. Este compuesto puede mejorar el ánimo de una persona inmediatamente.

Fin recreativo

A pesar de ser totalmente ilegal, hay personas que la usan con una finalidad recreativa. A pesar de ser una droga depresora, su consumo combinado con otras sus

Prueba una sesión gratis

Supera la adicción con la ayuda profesional de un psicólogo.

Pedir cita

Efectos del consumo de ketamina

Aunque estos dependen de la vía de administración y de la dosis, sus síntomas pueden durar hasta 24 horas, aunque sus principales efectos no van más allá de los 60 minutos. Entre ellos encontramos relajación física, que produce incluso adormecimiento y sensaciones de placidez; aumento de la percepción sensorial, esta hace que los colores o los sonidos se ven más brillantes y se oigan más fuertes; alteraciones de conciencia, desorientación y pérdida de la noción del tiempo.

El K-Hole es la experiencia disociativa que genera el consumo de ketamina. La sensación de flotabilidad y de salirse del propio cuerpo es una de las más peligrosas dado que se puede vivir de manera aterradora como una experiencia angustiosa y traumática similar a la muerte, una sensación de desconexión conocida como “agujero K”.

Encontramos también una potente amnesia, lo que junto a su capacidad sedantela vincula casos de violación; y otros efectos como analgesia, desinhibición o reducción de la capacidad de movimiento, motivos por los que no se recomienda consumirla a solas.

El principal riesgo de la ketamina pasa por su alto potencial adictivo que acaba generando dependencia y puede ser motivo de fallecimiento. Por sus devastadores efectos, la ketamina fue incluida el 21 de octubre del 2010 por el Ministerio de Sanidad en la lista de psicotrópicos. Hasta entonces se le consideraba únicamente un medicamento.

Desde trastornos cardiovasculares hasta graves problemas de visión, lesiones cerebrales, trastornos de memoria y capacidad de concentración, depresión o ansiedad.

También es una sustancia susceptible de producir pérdida de conocimiento, coma, convulsiones, derrames cerebrales, asfixia y paro cardíaco cuando se consume en altas cantidades.

Incluye:

  • Daño renal: el consumo crónico de ketamina puede causar daño a los riñones, lo que puede llevar a insuficiencia renal y otros problemas relacionados con la salud renal.
  • Daño hepático: especialmente si se consume a largo plazo y en grandes cantidades.
  • Problemas urinarios: como incontinencia urinaria, dolor al orinar y sangrado en la orina.
  • Problemas neurológicos: como convulsiones, problemas de memoria y dificultades para concentrarse.
  • Trastornos mentales: la ketamina también puede aumentar el riesgo de desarrollar trastornos mentales como la depresión y la ansiedad. Además, el uso crónico de ketamina puede llevar a psicosis, una condición en la que se pierde el contacto con la realidad.
  • Problemas sociales y laborales: la adicción a la ketamina puede afectar las relaciones sociales y laborales del individuo, lo que puede llevar a la pérdida del trabajo, el aislamiento social y la dificultad para mantener relaciones saludables.

Cómo dejar la ketamina. Tratamiento

La fuerte adicción que causa esta droga y los grandes deseos de consumo -“mono”- que genera hacen que sea muy complicado alejarse de esta sustancia una vez que se cae en la dependencia.

Poner fin a una adicción no es una tarea sencilla para nadie, pero admitiendo el problema, reconociéndolo ante los demás y estando dispuesto a recibir ayuda se puede lograr. Hablar con un psicólogo y ponerte en sus manos con determinación y voluntad te ayudará en el proceso.

El tratamiento incluye superar las fases de desintoxicación, deshabituación y rehabilitación. En muchas ocasiones, dependiendo del grado de adicción, se requerirá del tratamiento psiquiátrico en combinación con terapia psicológica y socioterapia. No obstante, cada caso es único por lo que es necesario una visita diagnóstica para evaluar cómo actuar en cada situación.

Beneficios de la terapia online para superar la adicción a la ketamina

Enfrentarse a una adicción a la ketamina es muy difícil para una persona sola. Para superarla es necesario contar con el respaldo de un equipo médico. El tratamiento de la adicción a la ketamina es un proceso largo que abarca distintas fases: desintoxicación, deshabituación, rehabilitación y reinserción.

La terapia psicológica para adicciones ha demostrado ser una herramienta efectiva en el tratamiento de las adicciones. Contar con la ayuda de un psicólogo experto será un gran acompañamiento para superar esta adicción. La terapia online es una alternativa cómoda y eficiente para superar este problema.

Además, cuenta con una serie de ventajas como realizar la terapia desde un lugar seguro, ahorrar tiempo entre los desplazamientos y la misma eficacia demostrada que la terapia tradicional.

Por qué elegir Siquia

  • Somos líderes en atención psicológica online desde 2012.
  • Primera cita informativa gratuita.
  • Terapia online desde 40 euros la sesión.
  • Equipo de psicólogos senior, con décadas de experiencia.
  • Toda la terapia que ofrecemos es por videoconferencia. 100% confidencial.
  • El mismo psicólogo te atenderá durante todo el tratamiento.

Prueba una sesión… ¡gratis!

Comentarios

Ver 1 comentarios | Comentar